lunes. 11.11.2019 |
El tiempo
lunes. 11.11.2019
El tiempo

Las caldas del río Miño se calentarán por aerotermia para facilitar la construcción

Zona en la que irán las caldas, por debajo del recinto ferial. XESÚS PONTE (AEP)
Zona en la que irán las caldas, por debajo del recinto ferial. XESÚS PONTE (AEP)
Este sistema no precisa hacer instalación bajo tierra, con lo que se reduce el gasto y se evitan suspicacias sobre afección a corrientes ► El Concello trabaja todavía en el desarrollo de las termas, que irán entre el río y el Pazo de Feiras y se sustituirán de agua de la traída

El agua de las caldas que el Concello prevé construir en el parque del Miño, entre el río y el Pazo de Feiras e Congresos, se calentará mediante aerotermia y no por geotermia, que era la opción preferente en un primer momento. Serán cinco caldas que se abastecerán con agua de la traída, para no afectar al caudal del río en esa zona ni a los manantiales termales de los que se sirve el balneario del barrio de A Ponte.

Dos piscinas serán frías y tres calientes, por lo que será necesario caldear el agua y se optó por la aerotermia porque la obra es más sencilla, ya que no se necesita agujerear el suelo. La instalación es más barata y se evitan suspicacias sobre posibles afecciones a corrientes termales.

La eficiencia de la aerotermia es algo inferior a la de la geotermia, y hay quien considera que no es una fuente renovable porque emplea la electricidad, pero incluso así forma parte del grupo de últimas tecnologías y de mayor rendimiento.

Es un sistema de climatización -sirve para calentar y para refrigerar- de uso muy extendido, sobre todo en instalaciones que necesitan un gran aporte de calor para el ambiente o para calentar agua, como piscinas, balnearios o centros comerciales.

El anteproyecto de la caldas estimaba que el gasto anual de mantenimiento sería de unos 10.000 euros, cifra que se elevará ligeramente al ser la aerotermia un sistema un poco menos eficiente. A cambio, la obra, presupuestada en 359.754 euros, será más barata.

Las termas se construirán dentro de la estrategia Dusi, que financia al 80% la UE y se desarrolla en gran parte en el entorno del río y en la zona que se extiende entre este y la ciudad. El Concello dispone del anteproyecto desde hace meses, con informes favorables de la Xunta, la Confederación Hidrográfica y la Dirección General de Política Energética y Minas, según se asegura desde alcaldía, que es quien dirige la estrategia Dusi. El Concello trabaja ahora en el desarrollo del proyecto, que tendrá que ser informado de nuevo por los tres organismos.

El plazo de construcción de las termas está estimado en seis u siete meses. El complejo incluirá un edificio de servicios -para los cuartos de instalaciones, vestuarios y aseos- que se diseña con la menor superficie posible para que el impacto sea reducido. De hecho, la idea es que el inmueble sea invisible desde la calle y las termas, previstas en hormigón armado, se integren en la topografía y el paisaje. Una de las termas se hará con criterios de accesibilidad.

El objetivo es crear una zona de esparcimiento en el entorno del río, tanto para vecinos como para peregrinos y otros visitantes.

Las caldas del río Miño se calentarán por aerotermia para facilitar...
Comentarios