Las licencias de las cafeterías de los centros educativos de la capital, las más deseadas

Alumnus del Lucus Augusti. AEP

La mayoría tuvo más de una solicitud para gestionarlas durante el curso que empieza

LUGO. Las cafeterías de los centros educativos de la capital han sido las que más interés han despertado en el proceso de licitación de estos servicios que ha llevado a cabo la Consellería de Educación. Entre los ocho centros que tuvieron más de un solicitante, cinco son de la ciudad. Se trata del CIFP Politécnico, los institutos Lucus Augusti, Nosa Señora dos Ollos Grandes y Leiras Pulpeiro y la Escola de Arte e Superior de Diseño Ramón Falcón. En la provincia, los más deseados fueron el CIFP Porta da Auga de Ribadeo; el IES Xograr Afonso Gómez de Sarria y el IES Basanta Silva, de Vilalba.

En total, se sacaron a concurso 33 sublotes, correspondiente cada uno de ellos a un centro. Cinco quedaron desiertos, esto es, no tuvieron ofertas o los licitadores fueron excluidos del procedimiento. Estos cinco servicios son los correspondientes a los IES Lamas das Quendas y Val do Asma de Chantada; el IES Poeta Díaz Castro de Guitiriz, el IES de Quiroga y el IES Gregorio Fernández de Sarria.

En estos casos, según la Consellería de Educación, se buscará hacer la adjudicación a través del procedimiento negociado, esto es, con una única mesa e invitación a tres empresas por cada centro educativo para que presenten sus ofertas. La previsión es que estén adjudicadas por esta vía en torno a la primera semana de octubre, mientras que los demás deberían estar listos para la semana próxma, cuando empiece el curso.

La adjudicación se realiza por un curso, prorrogable a dos. Hasta ahora eran los propios centros los que se ocupaban de este trámite, pero con la entrada en vigor de la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público es preciso ejecutrar una licitación en abierto.

CONDICIONES. El contrato de las cafeterías exige que los contratistas aporten los medios materiales y personales necesarios para desarrollar el servicio y se considera condición especial de ejecución la compra de los productos utilizados en la cafetería en establecimientos radicados a menos de cien kilómetros de la localidad donde se encuentra la cafetería escolar.

Los adjudicados tienen que comprometerse a comprar los suministros en un radio de 100 kilómetros de la localidad

Además, se debe acatar las normas sobre horarios, convivencia, higiene y limitación de productos y sustancias a servir que apruebe el consejo escolar, así como garantizar que los usuarios sean atendidos en lengua gallega o castellana, según su elección, entre otras garantías.

Los licitadores reciben puntos por disponer de productos sin gluten y de productos lácteos de origen gallego, así como por la formación del personal, que debe aportar una certificación negativa del Registro Central de Delincuentes Sexuales,