lunes. 11.11.2019 |
El tiempo
lunes. 11.11.2019
El tiempo

Los cacos recorren los polígonos y asaltan cinco naves en una noche

El ladrón mientras trataba de abrir la puerta del tanatorio de As Gándaras. EP
El ladrón mientras trataba de abrir la puerta del tanatorio de As Gándaras. EP
Los delincuentes realizaron cuatro butrones en el tejado de una empresa de O Ceao y accedieron al interior, pero huyeron cuando llegó la Policía

Los robos en la provincia de Lugo se suceden en bucle y los delincuentes fijaron su objetivo durante la madrugada del viernes en los dos polígonos industriales de la capital, donde intentaron asaltar al menos cinco empresas. Los cacos no lograron su objetivo final en ningún caso y se fueron con las manos vacías, ya que en varias naves no fueron capaces de acceder al interior de las instalaciones y en otras saltó la alarma, por lo que la intervención policial forzó su apresurada fuga.

Aunque no consumaron los robos, los daños que ocasionaron en los negocios fueron considerables y la peor parada en esta ocasión fue la nave del Grupo Digamel, ubicada en O Ceao. Tal y como explicó el gerente de la firma en Lugo, José Basanta, los delincuentes realizaron cuatro butrones en el tejado —al que llegaron supuestamente a través de una escalera situada en el exterior de la nave contigua— y accedieron al interior. "Está claro que conocían las instalaciones, ya que hicieron las aberturas justo en la zona donde están ubicadas las oficinas de la primera planta. Si los hicieran en cualquier otro lugar del tejado no tendrían por donde bajar. De este modo consiguieron entrar, pero saltó la alarma y la Policía Nacional llegó enseguida". De hecho, comentó, "los agentes escucharon ruidos en la nave, pero los ladrones volvieron a salir por el tejado y huyeron".

En el mismo polígono, los delincuentes intentaron robar en la cafetería de un aula de formación, pero el sistema de alarma también cumplió su cometido y ni tan siquiera llegaron a entrar en el establecimiento.

Los empresarios se sienten cada vez más inseguros y exigen más contundencia contra los delincuentes cuando son detenidos

La oleada de robos registrada en la noche del jueves al viernes se trasladó asimismo al polígono de As Gándaras, donde se vieron afectados al menos tres negocios. En uno de ellos, el tanatorio Serfuja, las cámaras de videovigilancia grabaron al ladrón intentando forzar la cerradura de la puerta durante algo más de una hora. El hombre, que cubría su rostro con un pasamontañas, utilizó varias herramientas, pero fue incapaz de abrirla, por lo que decidió cambiar de estrategia y lanzó varias piedras de grandes dimensiones contra las lunas. Sin embargo, los cristales de seguridad únicamente estallaron y el delincuente desistió finalmente en su empeño.

Con el mismo modus operandi intentaron acceder a otros dos negocios de la misma calle: un taller mecánico y una empresa de puericultura y accesorios para bebés. En ambos casos, el autor o autores destrozaron las cerraduras de las puertas, pero no consiguieron entrar en las instalaciones.

La Policía Nacional, que abrió una investigación para esclarecer los hechos, considera que los robos en los dos polígonos lucenses no fueron cometidos por los mismos delincuentes, ya que en las grabaciones del tanatorio de As Gándaras aparece solo una persona —que además no fue capaz de forzar la cerradura—, mientras que los butrones de la nave de O Ceao tuvieron que ser realizados por varios autores. Las fuerzas de seguridad sospechan que este asalto fue obra de una banda itinerante especializada en robos.

Los afectados consideran que la seguridad en los polígonos flaquea y exigen mayor contundencia contra los cacos. "A veces la Policía los detiene, pero llegan al juzgado por una puerta y salen por la otra, y así no se soluciona el problema", concluyen.

Los cacos recorren los polígonos y asaltan cinco naves en una noche
Comentarios