miércoles. 15.07.2020 |
El tiempo
miércoles. 15.07.2020
El tiempo

Se busca cole que esté en la naturaleza

Niños de infantil de Galén, en una actividad en la carballeira que rodea el centro. AEP
Niños de infantil de Galén, en una actividad en la carballeira que rodea el centro. AEP
La pandemia de coronavirus aumentó la demanda de matrícula en centros educativos alternativos ubicados en entornos rurales

La pandemia de coronavirus hizo cambiar muchas cosas y una de ellas fue la elección de un entorno natural en el proceso de búsqueda de la escuela ideal para los hijos. Esta tendencia se está haciendo notar en varios centros educativos lucenses, ubicados en entornos rurales, desde que comenzó la desescalada, hace casi dos meses.

Escuelas con grupos reducidos se ven ahora en la disyuntiva de tener que desdoblar grupos y contratar a más profesorado, como ocurre en Semente. "É moi probable que contratemos unha segunda educadora. Temos moita máis demanda que o habitual. Quizais inflúa o feito de que a escola está en Barbaín. Por iso, as nosas crianzas van ás carballeiras e teñen saídas frecuentes. Están sempre en contacto coa natureza. No noso caso, a matrícula aumentou case o dobre", cuenta Santi Quiroga, directivo de la asociación que lidera el proyecto.

Semente es una apuesta firme por el uso del gallego en las aulas. Funciona en Barbaín desde hace cuatro años. El nuevo curso habrá 15 alumnos de Infantil frente a los 9 del anterior. 

Otras escuelas como Meniñeiros, en Friol y centrada en la pedagogía Waldorf, recibieron matrículas de niños procedentes de lugares tan dispares como Madrid, Argentina o Costa Rica. "Hai familias de fóra que están a vir para Lugo para traer aos seus fillos á nosa escola buscando tanto espazos naturais como a pedagoxía Waldorf que impartimos, pero tamén co ánimo de saír das cidades grandes", dice Gloria Vázquez, la directora.

Esa escuela tiene 110 alumnos desde Infantil hasta BAC. Ubicada en Santa Marta, Friol, lleva diecisiete años funcionando.

En Nenea, una escuela ubicada en San Xoán do Campo que basa su proyecto en la educación en la naturaleza, también percibieron un aumento del interés de los padres tanto por el centro como por los campamentos que organizan en verano. "Tuvimos más del doble de solicitudes de matrícula de lo habitual. Ya nos está resultando complicado cuadrar el grupo. Lo curioso es que este año no hicimos nada de difusión y, en cambio, recibimos más solicitudes que en ningún otro curso", señala Sofía Otero, coordinadora del proyecto educativo.

El arte, la naturaleza y el contacto con los animales son varios de los pilares de Nenea, que cumplió cinco años. Este curso la escuela tendrá 24 niños de Infantil.

Familias de puntos tan distantes como Madrid, Argentina o Costa Rica se trasladan a Lugo para inscribir a sus hijos en Meniñeiros

El fenómeno tampoco se escapa de otro centro educativo más grande, pero que comparte con las escuelas mencionadas su ubicación en un espacio natural. Se trata del colegio Galén, donde también están percibiendo un importante aumento de matrícula para incorporar a nuevo alumnado.

"Mantemos a que temos e contamos con aumentar matrícula de forma significativa. Estase a ver moito máis movemento que en anos anteriores. Agora mesmo, temos os grupos completos en Secundaria, nos últimos anos de Primaria e nos Bacharelatos de Ciencias e Tecnoloxía. E todo iso cremos que é unha resposta ao que pasou despois do 15-M", explica Raúl Pérez Grande, director del colegio Galén.

El centro explica este alto volumen de demanda de matrícula en dos circunstancias: la organización docente para continuar con el curso de forma online hasta junio que se realizó ya desde el mismo 15 de marzo y también el hecho de que el colegio esté ubicado en medio de carballeiras y en un entorno totalmente natural.

Una oportunidad para reformularse 
Vincular educación con naturaleza es algo que llevan defendiendo, desde hace años, pedagogos y profesores. Sin embargo, los espacios exteriores de los que disponían los centros no solían preocupar demasiado, hasta ahora a los padres, más interesados por otras dotaciones como el comedor, el transporte o las instalaciones deportivas. 

El Covid cambió esta percepción: elegir un centro con espacios naturales se ve como una protección frente al virus al minimizarse los contagios al aire libre. 

Crisis 
Esta circunstancia lleva también a algunos profesores de estos centros a ver la crisis como una oportunidad para reformular la educación. "As crises son unha oportunidade para reformular o presente. A nosa escola xurdiu a raíz da crise económica anterior, do 2008, e agora gustaríanos que esta crise do Covid-19 fose unha oportunidade para valorizar a necesidade de vincular a escola coa cultura e a natureza que a rodea", propone Santi Quiroga, de la escuela Semente.

Se busca cole que esté en la naturaleza
Comentarios