El bus es "cuestión de acostumbrarse"

La capital lucense estrenó este martes la reordenación de sus líneas de autobuses urbanos con una jornada en la que fue gratuito el servicio, que apuesta a partir de ahora por líneas más cortas, con trasbordos y con más frecuencias
Los buses urbanos fueron gratuitos. SEBAS SENANDE
photo_camera Los buses urbanos fueron gratuitos. SEBAS SENANDE

Es la una menos veinte del mediodía y dos mujeres aceleran el paso en la Ronda da Muralla para dirigirse a la parada del bus urbano próxima al cruce de la Avenida da Coruña. Se suben al que cubre la línea 6, una de las que atraviesa la ciudad de norte a sur, desde la facultad de Veterinaria hasta A Piringalla. No tienen que abonar el billete, porque este martes el servicio fue gratuito. Ambas usuarias encuentran más virtudes que defectos a la reestructuración que entró este martes en vigor.

Lidia, que vive cerca del nuevo auditorio, califica como "estupendo" que a partir de ahora tenga servicio los sábados por la tarde y los domingos entre la Avenida de Magoi y el centro de la ciudad. Mientras, María Teresa, que reside en la Rúa da Bouza, en Acea de Olga, considera que "hacía mucha falta" una reordenación del transporte público en Lugo.

Arroxo, nun bus urbano. EP

Estas dos pasajeras recurrieron al bus urbano para desplazarse a hacer compras al centro, como Javier, que se queja de que recibió "poca información" y de que esta primera jornada fue "un desbarajuste". Este jubilado, domiciliado en Afonso X o Sabio, da con el quid de la cuestión. "Los cambios no le gustan a nadie", asegura.

Los chóferes ejercieron de guías para los usuarios que tenían más dudas que certezas sobre la reordenación que entró este martes en vigor, que apuesta por líneas más cortas, con trasbordos y con más frecuencias. Desde el área de movilidad se destaca además que todos los barrios están comunicados con el centro y con el Hula.

UTILIDAD. La reestructuración se lleva a cabo con el fin, entre otros, de que el servicio resulte más atractivo a los lucenses y se incremente así el número de usuarios. Actualmente recurren a él unos 6.500 a diario, 1.500 menos que antes de la pandemia. El suelo se alcanzó el año pasado durante el estado de alarma, en las semanas más estrictas de confinamiento, con apenas un millar.

La reestructuración se lleva a cabo con el fin, entre otros, de que el servicio resulte más atractivo a los lucenses y se incremente así el número de usuarios

Una usuaria declarada, Antía, considera "más útil" el transporte público que el vehículo particular. Este martes lo empleó para ir desde la Avenida da Coruña, cerca del Parque da Milagrosa, hasta la oficina del DNI en Ramón Ferreiro para renovar su carné. Advierte de que la reordenación le puede resultar "liosa" a las personas mayores que ya estaban acostumbradas a unas determinadas líneas.

Una viajera que suele utilizar el bus para ir al Hula, Teresa, que este martes recurrió a él para desplazarse desde Fingoi hasta el barrio Feijóo, explicaba que "de momento son un follón" los cambios introducidos, pero reconocía que "es cuestión de acostumbrarse".