Miércoles. 14.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 14.11.2018
El tiempo

Bruxa pagó 23.500 euros por renunciar al pulpo del San Froilán

Montaje de una de las casetas de Bruxa en las fiestas de 2016. X.PONTE (AEP)
Montaje de una de las casetas de Bruxa en las fiestas de 2016. X.PONTE (AEP)

El Concello le reclamó ese dinero tras verse obligado a readjudicar las casetas y recaudar menos

El empresario de Meira Javier Irimia abonó al Concello de Lugo los 23.575 euros que la administración local le reclamaba por haber renunciado a instalar casetas y calderos del pulpo en el recinto de San Froilán después de haberlo hecho un año y cuando todavía le quedaban otros tres. Dicha cantidad, que también responde por los perjuicios causados a la administración local al tener que adjudicar de nuevo las casetas, se corresponde al año 2017. Previsiblemente, el Concello seguirá reclamando anualmente al empresario por las renuncias de 2018 y 2019.

En 2016, Javier Irimia concurrió, bien a título personal o con empresas como Bruxa Consulting, al concurso para la adjudicación durante cuatro años de las casetas y los calderos del pulpo de San Froilán. Las ofertas que presentó fueron las mejores en los cuatro calderos y en tres casetas, mientras que la cuarta fue adjudicada a Torre de Núñez. La irrupción del meirense en esta subasta generó una polémica que en parte se aminoró cuando renunció a dos de los calderos y a una de las casetas, la de Manolo de Marce, mientras que quedaron fueron La Palloza y Aurora do Carballiño. 

En 2017, Irimia no hizo efectivo en plazo el pago por adelantado de la tasa prevista para ese año, por lo que el Concello asumió que renunciaba a ellas e inició un proceso de readjudicación de las dos casetas y los dos calderos de Bruxa Consulting. 

A la nueva puja concurrieron finalmente los hosteleros que un año antes se habían quedado sin caseta, aunque Aurora do Carballiño presentó varias ofertas con diferentes personas físicas y empresas, con distintos precios, para contrarrestar la entrada de nuevos postores.

Finalizado el proceso, la recaudación del Concello por las casetas y los calderos se redujo en un 40% con respecto a la que tendría que haber abonado Bruxa Consulting, por lo que ya entonces el gobierno local anunció que iba a reclamarle a Irimia daños y perjuicios.

Aurora do Carballiño se hizo finalmente con dos de las cuatro casetas para los próximos cuatro años. Las otras estarán gestionadas por La Palloza y Torre de Núñez. Manolo de Marce, otro clásico, decidió no optar al concurso. El Concello ingresará en torno a 133.000 euros y el precio de la ración de pulpo quedó fijado en 12 euros.

Bruxa pagó 23.500 euros por renunciar al pulpo del San Froilán
Comentarios