jueves. 18.07.2019 |
El tiempo
jueves. 18.07.2019
El tiempo

"Menos mal que estabamos catro bombeiros e puidemos collelo"

Bomberos y policía, ante la casa incendiada. VICTORIA RODRÍGUEZ
Bomberos y policía, ante la casa incendiada. VICTORIA RODRÍGUEZ

Los compañeros del bombero herido en la extinción de un incendio relatan que quedó "colgado polos brazos" al hundirse el techo de la vivienda afectada. Un policía también sufrió lesiones

Un bombero y un policía local resultaron heridos en el mediodía de este martes cuando intentaban sofocar un incendio en el número 4 de la Rúa Salvador de Madariaga de Lugo, una casa que, como la aledaña, se encuentra en muy mal estado y es usada por algunas personas para pernoctar. Por la tarde, una equipo de trabajadores acudió a tapiar las dos.

"Menos mal que estabamos catro bombeiros e puidemos botarlle unha man ao compañeiro, porque o piso se afundiu e quedou colgado polos brazos. Se está só cae. E menos mal que foi de día, porque é máis fácil que se avise antes do lume. Se é de noite tardaría máis en verse e poderían arder varias casas, porque están todas unidas e son de barrotillo de madeira. Cando chegamos xa saía o lume polas portas", explicaba el martes por la tarde un bombero.

El compañero herido fue trasladado al hospital Ollos Grandes debido a que sufrió magulladuras, pero por la tarde ya fue dado de alta. El policía no llegó a caerse, solo introdujo una pierna por la madera. "Estaba todo lleno de humo, por lo que, aunque vas con cuidado, nunca puedes ver bien si donde pisas es seguro. De hecho, había un compañero al lado y no lo vio caer, lo oyó gritar y ya vio el casco en el suelo", explica otro bombero.

La escasez de efectivos es una de las quejas del servicio, que ante este incendio movilizó a cinco de los seis bomberos activos

El accidente se produjo cuando el incendio estaba ya controlado y dos bomberos subieron al primer piso a comprobar que no había nadie, debido a los indicios de uso de la casa. "Íbamos con mucho cuidado porque había muchísimo humo, no veías ni la mano. Nos acercamos a abrir una ventana para ventilar y ver mejor y yo me acerqué a la siguiente para lo mismo y el piso se hundió", explicó el bombero herido.

Relata que gritó varias veces porque el ruido que hacía el aire del equipo autónomo al salir le impedía saber si estaba siendo escuchado. Lo levantaron tres compañeros. El policía se lesionó de la misma forma cuando registraba el segundo piso, aunque en su caso solo llegó a introducir una pierna entre la madera. "Pensándolo bien, lo raro fue que no hubiéramos caído todos, porque llevamos mucho peso y estaba todo podrido", afirma.

VIVIENDA. Cuando llegaron los bomberos y la policía no había nadie en la casa, pero había elementos que indican que el inmueble era usado por personas. "Había colchóns, roupa e lixo", explicaron los bomberos. Sí había una persona en la casa de al lado, que está igualmente en ruinas.

Algunos comerciantes confirmaron que en alguna ocasión sí han visto a personas entrar y salir en alguna de las casas, que el martes por la tarde fueron tapiadas.

EFECTIVOS. Al incendio se desplazaron cinco de los seis bomberos que estaban de servicio -el sexto se quedó en la centralita-, con dos camiones. La escasez de efectivos, que en los próximos días se verá acrecentada por la baja del bombero herido, es una de las quejas del servicio, que además está sin jefe desde septiembre. El gobierno local anunció el inicio de proceso para designar mando y en este momento se celebran oposiciones para incorporar a doce bomberos.

"Menos mal que estabamos catro bombeiros e puidemos collelo"
Comentarios