miércoles. 01.04.2020 |
El tiempo
miércoles. 01.04.2020
El tiempo

El BNG recurrirá otra vez la multa recibida por el cartel del río

Rubén Arroxo, con el cartel. AEP
Rubén Arroxo, con el cartel. AEP

Arroxo atribuye esa sanción a "intereses" para que no se haga la zona pública de baño en el Miño y dice que no cesará de reclamarla

El BNG volverá a recurrir la sanción de 90,40 euros impuesta por la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil por haber colocado un cartel reivindicativo de una zona pública de baño en As Saamasas. "Que se nos denuncie por pedir a zona pública de baño demostra que hai intereses para que non se faga", dijo el portavos municipal del Bloque, Rubén Arroxo.

El grupo nacionalista ya fue sancionado en su momento, después de la denuncia de "o líder dun partido político local minoritario da dereita", en referencia al FLI. Recurrió la multa una vez por considerarla injusta y ahora acaba de recibir una comunicación de la Confederación en la que se desestima ese recurso y se le impone una sanción de 90,40 euros.

El expediente sancionador, según informó Arroxo, fue abierto como consecuencia de la denuncia de un particular en agosto del año pasado por "a ocupación, sen autorización ou concesión administrativa previa de este organismo de cuenca, do cauce do río Miño mediante un cartel informativo de obras, na zona de As Saamasas".

El 28 de julio, el BNG protagonizó "un acto simbólico" colocando una pequeña señal, de tamaño A3, que simulaba un letrero de obra anunciador de las obras para la zona de baño. En concreto, se indicaba información sobre el acceso al río recordando que el plazo de ejecución de obra sería "en canto a Deputación de Lugo o permita".

El objetivo de esa señal era denunciar públicamente lo que el Bloque consideraba que era una escasa implicación del gobierno provincial en la puesta en marcha de un área para el baño, algo que se llevaba prometiendo durante 8 años sin que llegase a materializarse.

La reivindicación de que Diputación y Concello colaborasen para habilitar una playa fluvial es una constante del BNG, que, después de ver cómo distintos proyectos se paraban en uno u otro punto, colocó una escalera de acceso al río. Los nacionalistas también pidieron que el pantalán de Os Robles -actualmente en desuso porque el río lleva dos veranos lo suficientemente bajo como para que el catamarán no pueda navegar por ese tramo- se habilitase para el baño.

De hecho el pantalán fue utilizado este verano sin que fuese arreglado. Sus precarios amarres y estado hicieron que la Diputación optase días después por cerrar el acceso a la zona, vallándolo, pese a lo cual los bañistas siguieron disfrutrando del baño en esa misma zona.

En el expediente abierto por la Confederación contra Arroxo se indica que "dos datos e informes obrantes no expediente non resulta a existencia de danos ao dominios público hidráulico". El Bloque anunció su intención, no solo de seguir alegando contra esa sanción, sino de continuar reclamando que la ciudad cuente con una playa fluvial de uso público. "Non imos a calar ata que Lugo teña unha zona pública de baño", aseguró este lunes el portavoz municipal del grupo nacionalista, tras conocer que la Confederación le volvía a exigir el pago de la multa.

El BNG recurrirá otra vez la multa recibida por el cartel del río
Comentarios