El BNG denuncia que la antigua sede de Aspnais "se deteriora"

La diputada nacionalista Olalla Rodil explicó que la Xunta lleva cuatro años sin concretar ninguna de las propuestas que había hecho para el edificio
Antigua sede de Aspnais /AEP
photo_camera Antigua sede de Aspnais /AEP

La diputada del BNG en el Parlamento gallego Olalla Rodil acusó a la Xunta de que la antigua sede de la Asociación de Padres o Tutores de Personas con Discapacidad Intelectual (Aspnais) de Lugo, lleva cuatro años "deteriorándose por falta de actividade" después de que el colectivo dejase de utilizarla, en el año 2020, para trasladarse al que fuera hospital de San José.

Olalla Rodil valoró la respuesta que le dio el Gobierno de la Xunta a las preguntas realizadas por el Bloque sobre el abandono del anterior edificio usado por Aspnais, ubicado en la Rampla de Claudio López. El BNG reclamó en distintas instituciones a la Xunta que pusiera en funcionamiento el edificio, dando uso a unas instalaciones que llevan cerradas después del cambio de sede del colectivo en el año 2020.

La parlamentaria nacionalista propuso realizar las actuaciones precisas para habilitar en esta instalación una escuela infantil pública "finalizando co déficit de prazas da actualidade". Considera que el estado de este edificio, "unhas instalacións chamadas a ter un importante peso na prestación de servizos públicos" es  un "exemplo da relación da Xunta con Lugo".

El Gobierno autonómico afirmaba en su respuesta que  había ofrecido la instalación a las asociaciones Afalu y Alume, pero que estas entidades habían rechazado su uso, según el BNG. "Isto foi anunciado pola Xunta en novembro de 2020, e case catro anos despois do fracaso da Xunta neste trámite, continuamos a ver como se deteriora este edificio", alegó la representante nacionalista.

El Bloque sostiene que la Xunta anunciaba en el 2020 que en esta instalación se crearían una residencia asistencial y un centro de día para personas con alzhéimer, además de un centro de rehabilitación psicosocial y laboral, una unidad de atención temprana, otra para trastornos de personalidad y un taller de jardinería. El edificio, de titularidad autonómica, se encuentra vacío, y está deteriorándose debido a la ausencia de actividad. 

"Pasaron xa 4 anos e vemos como a Xunta só fixo anuncios, pero ningunha das súas propostas se volveu realidade", afirmó Olalla Rodil, que añadió que "Lugo e a súa contorna teñen unha gran necesidade de servizos públicos, e a Xunta ten abandonada unha instalación que podería acollelos".

Comentarios