La Benemérita cumple años entre vítores

La Guardia Civil celebró el 180 aniversario del cuerpo anunciando un plan de medidas para proteger a los mayores frente a la ciberdelicuencia. Los agentes esclarecieron el año pasado en la provincia 1.700 delitos y realizaron unos 2.200 auxilios

La Guardia Civil de Lugo pondrá en marcha en los próximos meses un plan de medidas destinadas a proteger a los mayores frente a la ciberdelincuencia, una lacra en aumento que centra su objetivo en las personas más vulnerables. Así lo avanzó este jueves el coronel jefe de la comandancia lucense, Manuel Touceda, durante los actos de 180 aniversario de la creación del cuerpo.

El jefe de la Benemérita hizo balance de la criminalidad en la provincia, a la que definió como "un entorno seguro", con una tasa de criminalidad de 20 delitos por cada mil habitantes, treinta puntos por debajo de la registrada a nivel nacional. "Tenemos una Guardia Civil muy integrada en la sociedad y volcada en ayudar a los lucenses. De hecho, a lo largo de 2023 hicimos más de 2.200 auxilios humanitarios. Pero aún así, tenemos que seguir avanzando en tres aspectos que considero fundamentales: la lucha contra la violencia de género, la lucha contra la ciberdelincuencia y un tercer  objetivo que se engloba en el reto demográfico. En este sentido", avanzó, "vamos a adoptar una serie de medidas que permitan realizar una atención de calidad a una población muy dispersa a lo largo de más de 9.000 kilómetros cuadrados que son responsabilidad de esta comandancia. En muchos casos, esta población está muy envejecida y aislada en núcleos que muchas veces están formados por una única persona. Estás medidas irán orientadas, entre otras, a protegerlos de la ciberdelincuencia, donde se convierten en un colectivo especialmente vulnerable. Espero que antes del verano podamos empezar a implementar estas medidas".

Capacidad de adaptación

Por su parte, la subdelegada del Gobierno en Lugo, Isabel Rodríguez, felicitó a la Guardia Civil por su trabajo diario y destacó "a capacidade de adaptación do corpo aos novos retos". Tal y como señaló, el pasado año, la comandancia de Lugo abordó más de 4.000 delitos, "respondendo nunha importante parte deles a un dos grandes retos que temos por diante, a cibercriminalidade", dijo. 

Rodríguez destacó que la Guardia Civil, "é un autor de primeira orden na seguridade nacional e na provincia de Lugo, que conta con desafíos complexos de solventar. O último ano", dijo, "a garda civil logrou esclarecer na provincia de Lugo máis de 1.700 delitos, un 5% máis ca o ano anterior. Son os datos os que nos din que imos polo bo camiño".

En el acto, la Guardia Civil entregó la Cruz del Mérito con distintivo blanco al capitán José Antonio Hernández Hernández, el subteniente José Ángel Quintás González, el cabo primero Pablo López Rubio y a los agentes Carlos Carballido Prieto, Julio Gómez García, Jesús López López, Antonio Rivera Diniz, Gervasio Murado Linares, Ramón Paz Fernández, Eloy Martínez Núñez, Javier López Lorido y Miguel Ángel Fernández Ramallal. También recibió un diploma por su trayectoria profesional, tras incorporarse el pasado año a la reserva, José María Uriz Devesa. Al acto asistieron la alcaldesa, Paula Alvarellos; el presidente de la Diputación, José Tomé, y representantes políticos, judiciales y de las fuerzas del orden.

El agente más veterano

Antonio Vigo Blanco, de 93 años de edad y vecino de Lugo, recibió este miércoles la distinción al guardia civil más veterano de la provincia. El agente recibió el homenaje "con gran honor y orgullo", además de visiblemente emocionado. Aplaudido por sus compañeros, Antonio Vigo recordó "con mucho cariño" sus años de dedicación al cuerpo.