domingo. 17.11.2019 |
El tiempo
domingo. 17.11.2019
El tiempo

El Ave y Alcoa centran la batalla final

César Mogo y José Manuel Barreiro, con el moderador, en un momento del cara a cara. XESÚS PONTE
César Mogo y José Manuel Barreiro, con el moderador, en un momento del cara a cara. XESÚS PONTE
El popular José Manuel Barreiro y el socialista César Mogo se reprocharon en el cara a cara de candidatos al Senado la inacción de los gobiernos de PSOE y PP para modernizar el ferrocarril o para salvar a la principal industria de Lugo

La deseada modernización del ferrocarril en Lugo y el futuro de la principal industria de la provincia centraron gran parte del debate de cierre de campaña que organizó El Progreso y que tuvo como protagonistas a los candidatos al Senado José Manuel Barreiro (PP) y César Mogo (PSOE), que aprovecharon para reprocharse la inacción de los gobiernos socialistas o populares para llevar el Ave a Lugo o para salvar Alcoa.

El cara a cara ante las cámaras, que volvió a celebrarse en el centro Forus, tuvo como temas estrella las infraestructuras pendientes en Lugo y la crisis industrial que afecta a la comarca de A Mariña, por la amenaza de cierre de la factoría de aluminio debido al alto coste de la energía.

El periodista José Manuel Freire, que volvió a presentar el segundo debate ante las cámaras de El Progreso, abrió el programa mostrando una portada del periódico de hace dos décadas en la que se anunciaba que el Ave llegaría a Lugo en 2010. Como quiera que este fue el primero de los plazos incumplidos por los gobiernos del PSOE y del PP para dotar a la provincia de una infraestructura que otras comunidades disfrutan desde hace treinta años, Barreiro y Mogo culparon al partido rival de la inacción, mientras el popular se preguntaba si el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, mintió a los lucenses al anunciar en la ciudad que el Ave llegará a Lugo en 2020. "A resposta do ministerio a unha pregunta que fixen en xaneiro era que só había en marcha estudos", apostilló Barreiro, quien fue rebatido por Mogo indicando que él había estado en el acto del ministro y no había asumido tal compromiso. Admitía además que Fomento lo que prevé es modernizar la vía para conectar lo más rápido Lugo con el Ave en Ourense y volvía a recordar, como había hecho en el debate a seis la socialista Ana Prieto, la frase pronunciada por Alberto Núñez Feijóo en 2009, cuando se comprometió a traer el Ave a Lugo si llegaba a gobernar.

"Esa non é unha competencia da Xunta e por iso fixo as xestións ante o Goberno de Mariano Rajoy para que se fixera", rebatió Barreiro, quien recordó que el exministro popular Íñigo de la Serna había presentado en Lugo los plazos y el presupuesto para impulsar las principales infraestructuras de la provincia, para añadir que los socialistas no los cumplen. "Comprométese a que veña Ábalos a facer o mesmo se volve ser ministro?", preguntó a Mogo el popular. El socialista admitió que De la Serna sí hizo tales anuncios, "pero o seu balance é cero con relación a Galicia", para luego explicar que, en el caso del ferrocarril en Lugo, el Gobierno de Sánchez ya licitó proyectos por importe de más de 100 millones de euros. Barreiro contrarrestó indicando que se contrataron obras de electrificación de la vía, "pero das variantes, que custan 1.200 millóns de euros, non hai nada".

Una noticia sobre la supuesta paralización de las obras de la autovía Lugo-Santiago por una discrepancia entre dos ministerios también tensó el cara a cara, ya que mientras Mogo la desmentía Barreiro le preguntaba si ponía en duda el trabajo de los periodistas. Fue entonces cuando el candidato socialista a senador acusó a los populares y al propio Feijóo de liderar una "actuación partidista" desde la Xunta en materia de infraestructuras con el objetivo de preparar el terreno para las autonómicas del próximo año. "Balseiro recorre a provincia cun maletín con pocións máxicas e vostedes fixeron de Galicia un parque temático con asuntos ficticios", apuntó Mogo.

ALCOA . Pero si los reproches a cuenta de las infraestructuras pendientes fueron una constante durante el cara a cara, la introducción por parte del moderador de otro titular de El Progreso del año 2004 en el que se informaba de que Lugo era la única provincia con mar y sin autoridad portuaria, algo que todavía no se corrigió, sirvió para abrir el fuego sobre el futuro de Alcoa, ya que Barreiro llegó a vincular que se reactivase esta demanda con un intento de solapar la crisis de la factoría.

Además, acusó a la ministra de Industria, Reyes Maroto, de no haber aportado soluciones durante su visita a A Mariña y, tras recordar que el presidente de la compañía consideró inviable la fábrica lucense con el actual precio de la electricidad, criticó que no se aprobase un estatuto que beneficie a las industrias electrointensivas. "Ou resolven o custe da enerxía ou pecha", alertó Barreiro, quien recordó que la economía lucense también está afectada por el cierre de Endesa o por la crisis de la factoría de Ence en Pontevedra.

Mientras, César Mogo aseguró que el Gobierno está actuando para salvar Alcoa y, tras acusar a los populares de tratar de aprovecharse del conflicto en esta industria, acusaba al Ejecutivo de Rajoy y al exministro Soria de no haber hecho nada desde 2013 por solucionar los problemas de viabilidad de la factoría lucense. Además, reprochó a la Xunta que no tenga una política industrial pese a disponer de competencias.

PACTOS. Y como no podía faltar en un debate de política nacional, el conflicto catalán hizo acto de aparición en la última parte del cara a cara, en la que se analizó la política de pactos y donde el popular José Manuel Barreiro recordó que Pedro Sánchez no había respondido a la pregunta de Pablo Casado sobre si iba a apoyarse en los independentistas catalanes para formar gobierno tras el 10-N.

Mogo acusó al PP de "deslealdade institucional" por no apoyar al Gobierno en el conflicto catalán, a la vez que afeó a los populares que pacten "coa ultradereita" en varias comunidades. Además, dijo que el Partido Popular también votó con ERC y el PDeCAT a la hora de bloquear los presupuestos o la investidura de Sánchez.

El Ave y Alcoa centran la batalla final
Comentarios