viernes. 25.06.2021 |
El tiempo
viernes. 25.06.2021
El tiempo

La Audiencia recuerda que en derecho penal no se puede juzgar "la ética o el bienestar animal"

Aranguren atiende a los medios a las puertas de la Audiencia de Lugo tras defender a un acusado de distribuir pornografía infantil. SEBAS SENANDE
La Audiencia Provincial de Lugo. SEBAS SENANDE
El tribunal anula una sentencia que condenaba a una pareja de okupas por tener en malas condiciones a su perro Yanko

La Audiencia Provincial de Lugo acaba de anular una sentencia del juzgado de instrucción 1 en la que se condenaba a una pareja de okupas por supuesto maltrato contra su perro Yanko. El tribunal provincial recuerda en su fallo que en el derecho penal se juzgan delitos, "por tanto no puede examinarse la conducta bajo la lupa de la ética o el bienestar animal". Además, entiende que no hay pruebas de que la situación en la que vivía el animal le expusiera a padecer "una patología psíquica".

Este es el segundo caso, tras el de la perra Katalina, en el que se archivan las acusaciones contra los dueños de los perros. Ambas actuaciones fueron iniciadas de oficio por la jueza Pilar de Lara, entonces al frente de instrucción 1, tras tener conocimiento de que los perros habían caído a la calle por sendas ventanas, en los dos casos en casas okupadas. De Lara había procedido en su momento a imputar a los sospechosos, decomisar a los animales e incluso imponerles órdenes de alejamiento y la prohibición de tener otros animales.


El fallo judicial descarta que pueda probarse que el animal estaba expuesto "a padecer una patología psíquica"

El asunto de la perra Katalina quedó archivado después de ser reducido por la Audiencia a un simple delito leve, por lo que había prescrito. El perro Yanko fue decomisado por la jueza y sus dueños procesados después de que cayera por una ventana de la vivienda de la calle Xulia Minguillón de Lugo, en la que convivía con su dueños.

El juzgado condenó a la pareja a una multa, una inhabilitación de seis meses para trabajar con animales o tenerlos y el pago de costas. Sin embargo, el letrado que representaba a los acusados, Ignacio López López, recurrió el fallo ante la Audiencia, que ahora le da la razón y absuelve a sus defendidos. La sentencia recurrida se basaba en que Yanko vivía confinado y que sus propietarios no lo habían sacado a la calle en varios meses, "lo que podría provocar la patología psíquica de fobia social".

La sentencia argumenta que "el cánido no se desarrollaba en el mejor ambiente, pero tampoco sus dueños lo hacían"

SIN CONFINMIENTO. Por el contrario, la Audiencia entiende que "este confinamiento no resultó ser tal, ya que si bien puede concluirse como acreditado que el perro no salía de la vivienda, la misma constaba de varias plantas por las que parece desprenderse que el perro se movía, e incluso tenía una especie de patio exterior o jardín que permitía al perro respirar aire fresco... El cánido no se desarrollaba en el mejor ambiente, pero tampoco sus dueños lo hacían".

Según argumenta, dicho confinamiento daría lugar "a la exposición del perro a padecer patología psíquica, expresión que refleja una posibilidad, no una derivación cierta, lo que supone otras posibilidades que son contrarias a una condena penal en donde el fallo ha de basarse en certezas no en posibilidades".

La Audiencia recuerda que en derecho penal no se puede juzgar "la...