domingo. 05.04.2020 |
El tiempo
domingo. 05.04.2020
El tiempo

Condenado a tres años y medio por atracar una gasolinera y dejar atado a un empleado

Empleado de una gasolinera. VICTORIA RODRÍGUEZ (AEP)
Empleado de una gasolinera. VICTORIA RODRÍGUEZ (AEP)
Lo amenazó con un cuchillo y sustrajo 1.200 euros de la registradora ►También intentó abrir otra caja con un hacha, pero no lo consiguió

Reconoció que cometió un atraco en una gasolinera de A Campiña y aceptó una pena de tres años y medio de cárcel. El acusado –con iniciales A.E.B.B.– ya cumplió parte de la condena, ya que ingresó en prisión provisional hace justo un año, cuatro días después del suceso.

El altercado se registró sobre las dos y media de la madrugada del 14 de enero de 2019, cuando el acusado y otro hombre –que no pudo ser identificado porque llevaba la cara tapada– entraron en la gasolinera de la compañía BP y le exhibieron al trabajador un cuchillo "de grandes dimensiones".

El acusado le colocó el cuchillo en el cuello al empleado y le dijo: "Esto es un atraco; no te pongas nervioso y no vayas a hacer nada, que te mato". Además, le obligó a tirar su teléfono móvil al suelo y le ordenó que abriera la caja registradora. Acto seguido, cogió todo el dinero que había en el interior, 1.200 euros, según la denuncia.

Con este botín en su poder, los asaltantes acompañaron al rehén hasta la caja registradora de la zona de cafetería y el acusado le mandó a su cómplice que atase al trabajador a una silla de pies y manos con una cinta adhesiva. Una vez inmovilizado, A.E.B.B. comenzó a golpear la caja con un hacha, pero en esa ocasión no llegó a conseguir abrirla, así que procedió a sustraer diversas botellas.

Además, los acusados ocasionaron daños en el establecimiento, concretamente en la registradora de la cafetería y en el cristal del escaparate, que fueron valorados en un total de 1.928 euros.

Tras el asalto, la Policía Nacional abrió una investigación y tardó muy poco en identificar a uno de los autores. Según comentaban algunos vecinos tras el suceso, el hombre ya habría estado en la gasolinera en otras ocasiones, por lo que podría conocer perfectamente las instalaciones y la ubicación de las dos registradoras.

CONFORMIDAD. La Fiscalía acusó al detenido de un delito de robo con violencia e intimidación y de otro delito de lesiones –con la agravante de reincidencia con respecto al robo– y solicitó inicialmente para él una condena total de seis años y medio de cárcel (cinco años por el primer delito y 18 meses por el segundo).

Además, en concepto de responsabilidad civil, pidió que indemnizara al responsable de la gasolinera con 1.928 euros por los daños en el local y en otros 1.398 euros por el valor de lo robado.

Finalmente, el atracador reconoció los hechos ante el juez del Penal número dos y las partes llegaron a un acuerdo para condenar al acusado a una pena de tres años, seis meses y 21 días de prisión. Igualmente, el atracador tendrá que indemnizar al propietario de la gasolinera de BP y también al empleado por los días que tardó en recuperarse. Para este último, el ministerio fiscal fijó una cantidad de 2.635 euros.

Consecuencias. La víctima estuvo 40 días tomando ansiolíticos
A pesar de que los atracadores ataron de pies y manos al trabajador, el hombre no sufrió lesiones. Sin embargo, el susto que se llevó fue tremendo y el afectado tuvo que recibir asistencia sanitaria. La víctima sufrió un trastorno de estrés postraumático y tuvo que tomar ansiolíticos e inductores del sueño, "tardando en curar un total de 42 días".

Antecedentes
El acusado ya fue condenado al menos en otra ocasión por un robo con violencia y el juez le impuso una condena de tres años y medio de cárcel. Tras el asalto al área de servicio de A Campiña fue enviado a prisión.

Condenado a tres años y medio por atracar una gasolinera y dejar...