domingo. 12.07.2020 |
El tiempo
domingo. 12.07.2020
El tiempo

Un asalto con un botín de 30.000 euros que pudo acabar en okupación en Lugo

Un agente de la Policía Nacional ARCHIVO
Un agente de la Policía Nacional ARCHIVO
La Policía Nacional detiene a cinco jóvenes que desvalijaron la casa donde viven dos ancianos

La Policía Nacional detuvo a cinco personas por asaltar una casa en la calle Becerreá y robar pertenencias de los dueños valoradas en 30.000 euros, entre ellas un abrigo de visón y joyas. Los dueños –un matrimonio de avanzada edad– estaban en casa de unos familiares por la pandemia, pero acudían al inmueble cada tres o cuatro días para comprobar que todo iba bien.

Varios vecinos de la pareja los llamaron para comunicarles que habían visto a varios desconocidos entrando y saliendo de la vivienda. Los dueños acudieron inmediatamente al lugar y comprobaron que las ventanas de la segunda planta estaban abiertas y en el primer piso estaba todo revuelto. El matrimonio intentó acceder al interior, pero no lo consiguió porque los ladrones habían atascado la puerta con diversos muebles. Desde el exterior, los afectados comprobaron que muchas de sus pertenencias estaban envueltas en fardos, hechos con sábanas, preparados ya para su traslado a otro lugar.

Los propietarios fueron alertados por los vecinos y se encontraron la casa destrozada y con rasgos de consumo de drogas

El matrimonio solicitó la intervención de la Policía Nacional y los agentes comprobaron que había cinco personas en el interior de la casa y procedieron a su arresto. Los detenidos son tres hombres y dos mujeres, con edades comprendidas entre los 18 y los 30 años. Dos de los varones ya tienen antecedentes por otros robos.

Tras revisar el inmueble, los propietarios denunciaron que les faltaban varias de sus pertenencias, como muebles, joyas, dinero en efectivo y un abrigo de visón, entre otros artículos.

Una representante de la propiedad explicó el lunes que la detención se produjo el pasado día 26, una vez que acudieron a la Comisaría para denunciar lo que estaba ocurriendo en la vivienda, residencia de una pareja de avanzada edad.

Los propietarios explicaron que ya habían requerido la presencia policial el día anterior, ya que el aviso de los vecinos apuntaba a que los intrusos estaban intentando okupar la vivienda.

Los dueños lamentaron la desprotección legal que sintieron al saber que la Policía no podría hacer nada ante un caso de okupación, ya que no les quedaría más remedio que acudir al juzgado y esperar meses hasta lograr un desahucio.

Con todo, lamentaron los destrozos que sufrió la vivienda durante el tiempo que los intrusos lograron permanecer en la casa.

Además de los objetos robados, la casa sufrió importantes desperfectos y los dueños se encontraron muebles rotos y objetos tirados por todas partes, además de rastros del consumo de drogas.

La casa quedó en tan mal estado que casi no se podía entrar, señaló una de las propietarias, que lamentó el disgusto que ha sufrido la familia y en especial la pareja que reside en esta casa, formada por un hombre de 91 años y una mujer de 84. El matrimonio tenía todas sus pertenencias en ese domicilio, que es su vivienda habitual, aunque recientemente se habían ido a pasar unos días con la familia para estar más seguros ante la epidemia sanitaria,

Un asalto con un botín de 30.000 euros que pudo acabar en okupación...