miércoles. 16.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 16.06.2021
El tiempo

Ángel Álvarez: "Hay menos tráfico, pero hay más accidentes graves por exceso de velocidad"

Imagen de Ángel Álvarez Martínez. SEBAS SENANDE
Imagen de Ángel Álvarez Martínez. SEBAS SENANDE
Aterrizó en Lugo hace dos años y tras él llegó una pandemia que limitó la movilidad y contribuyó a reducir un 29% la mortalidad vial, pero Ángel Álvarez pide cautela

Dirige la jefatura Provincial de Tráfico desde hace dos años, cuando llegó a Lugo con el objetivo de sumarse a la tarea de convertir la red viaria de Lugo en un espacio cada vez más seguro. Con el mismo propósito, y con la experiencia que ganó en el cargo, Ángel Álvarez, natural de León, analiza la situación actual y explica que el número de fallecidos descendió el año pasado en la provincia un 29 por ciento con respecto a 2019 (12 víctimas mortales frente a 17 en vías interurbanas, en las 24 horas posteriores al accidente), aunque reconoce que la pandemia contribuyó al descenso y se muestra cauto a la hora de valorar los datos. El Jefe de Tráfico asevera que, en materia de siniestralidad vial, "con el compromiso de todos estamos logrando que los años malos sean cada vez un poco menos malos y los buenos un poco mejores", apunta. "Como sociedad, no podemos aceptar que se pierdan vidas o queden marcadas por un accidente. El año pasado murieron 12 personas en carretera y 45 fueron hospitalizadas, por lo que el problema sigue siendo grave y hay que redoblar el esfuerzo", remarca Álvarez.

En 2020, las carreteras lucenses se cobraron menos vidas que el año anterior, ¿diría que es una de las consecuencias positivas derivadas de la reducción de movilidad a consecuencia de la pandemia provocada por el covid?
Efectivamente, estamos ante un año marcado por la pandemia y por las medidas que ha sido necesario adoptar para salvaguardar la salud de todos, que han tenido una clarísima incidencia en el volumen de desplazamientos por carretera. En las vías de acceso y salida a la ciudad de Lugo, tomando como referencia los meses de noviembre y diciembre, detectamos una reducción de intensidad los fines de semana superior al 50%. Y los días de semana, cuando se mantienen las actividades laborales y comerciales, podemos hablar de un descenso del 10 o el 12%. Aunque el volumen de desplazamientos no es el único factor que influye en los accidentes, consideramos que ha tenido bastante que ver en el descenso, pasando de 320 siniestros con víctimas en vías interurbanas durante 2019 a 275 en 2020 (el 15% menos). Sin embargo, la disminución de heridos hospitalizados ha sido mucho menor: 47 en 2019 y 45 este último año. Creemos que todavía nos queda mucho trabajo por delante.

Creemos que no pasa nada por ir un poco más rápido, pero pasa. La línea entre un siniestro leve o mortal es muy delgada

Con las restricciones de movilidad, las carreteras se han convertido en objetivo prioritario de vigilancia. ¿Cómo ha influido esta circunstancia en el trabajo de la jefatura y del subsector de Tráfico?
El subsector de Tráfico de la Guardia Civil, en colaboración con los demás cuerpos y fuerzas de seguridad, está realizando un esfuerzo muy importante para vigilar el cumplimiento de las restricciones necesarias para el control de la pandemia. Aunque a veces resulten duras, nuestro compromiso a la hora de respetarlas es fundamental para superar esta situación y ayudar a salvar vidas. Esa tarea se compatibiliza con las funciones de control y regulación del tráfico. Por ejemplo, la semana pasada se realizó una campaña de vigilancia de vehículos de transporte escolar y en febrero está programada otra dirigida a camiones y autobuses.

¿Continúan siendo las distracciones la causa principal de los accidentes mortales?
Aunque algunos accidentes tengan solamente a una causa, en la mayoría de los siniestros mortales y graves intervienen varios factores. En la provincia de Lugo, las distracciones fueron la primera causa en 2018, con mucha diferencia, ya que intervinieron en prácticamente la mitad de los accidentes mortales. En 2019 intervinieron en el 27% y en 2020 estuvieron detrás de una cuarta parte de los fallecidos en vía interurbana. Sin embargo, nos ha sorprendido que, el año pasado, la velocidad excesiva o inadecuada se haya convertido en la primera causa, aunque ya venía siendo uno de los tres factores más frecuentes.

La retirada de puntos por usar el móvil al volante pasará de 3 a 6. Creo que está justificado

¿Qué efectos ha tenido la velocidad en la mortalidad en carretera?
La velocidad excesiva o inadecuada tiene una influencia directa sobre los accidentes y agrava las consecuencias de cualquier otro error que podamos cometer al volante. Es decir, nos deja vendidos, al disminuir el tiempo que tenemos para reaccionar y aumentar el espacio que recorremos sin controlar el vehículo. A veces la línea entre un accidente leve y uno mortal es muy delgada. Puede que en algunos casos hayamos caído en un exceso de confianza. De forma consciente o inconsciente, quizás se haya tenido la sensación de que, como había menos desplazamientos, no pasaba nada por ir un poco más rápido. Y sí ha pasado. Aunque la intensidad de la circulación se haya reducido, nunca vamos a estar solos en carretera. Durante 2020 también se han detectado excesos de alcoholemia notables y conductores bajo los efectos de las drogas. Aunque cada vez la concienciación es mayor, hay que recordar que la conducción bajo sus efectos incrementa entre 2 y 15 veces el riesgo de accidente y de su gravedad.

Se cumplen dos años de la reducción de la velocidad a 90 kilómetros por hora en carreteras convencionales, ¿ha funcionado la medida?
En Lugo, aproximadamente un 85% o 90% de las víctimas mortales se producen en carreteras convencionales. En 2019, los datos fueron positivos y los de 2020 debemos valorarlos con mucha cautela, pero consideramos que la medida ha sido eficaz para reducir la accidentalidad mortal y grave.

Los accidentes con jabalíes van en aumento. Es un problema serio y se trabaja mucho para buscar soluciones

Hablando de accidentalidad, es inevitable hacer referencia a los siniestros con animales implicados.
Así es. Durante los últimos años hemos visto un incremento de los accidentes con animales en la provincia, en particular con el jabalí. Aunque la cifra durante 2020 ha sido un poco menor, seguramente debido a las restricciones de movilidad, continúa siendo un problema recurrente. La DGT ha creado un grupo de trabajo para analizar qué actuaciones pueden ser más eficaces y se han adoptado medidas de cerramiento de tramos o instalación de elementos disuasorios. La inmensa mayoría de estos accidentes tienen como resultado daños materiales, pero en 2020 resultaron heridas leves 17 personas por esta causa.

¿Hubo algunos meses más conflictivos que otros en materia de siniestralidad vial?
En abril, en pleno confinamiento, hubo muy pocos accidentes con víctimas, pero en mayo y junio observamos un incremento importante. Sin embargo, el mes más trágico fue octubre, con cuatro fallecidos, lo que ya es una tónica habitual en la provincia durante los últimos otoños, quizás por la vuelta a la normalidad y las condiciones meteorológicas adversas.

Quizás se haya tenido la sensación de que no pasaba nada por ir más rápido al haber menos desplazamientos

Y en cuanto a las infracciones, ¿cuáles han sido las más habituales en la provincia?
El exceso de velocidad es la infracción más habitual en términos absolutos. Aunque a bastante distancia, llama la atención el gran número de denuncias por no llevar correctamente abrochado el cinturón de seguridad o los sistemas de retención infantil (más de 1.000 denuncias en la provincia en 2020), por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas (también más de 1.000) o sin seguro obligatorio. Tienen bastante importancia numérica las debidas al uso del teléfono móvil mientras se conduce, por lo que la DGT está realizando un esfuerzo importante para detectarlas a tiempo mediante la vigilancia en helicóptero y mediante cámaras fijas y furgonetas sin rotular. En la reforma de la Ley de Tráfico que se está tramitando se contempla aumentar a 6 la retirada de puntos por dicha conducta, frente a los 3 actuales, lo que considero más que justificado. 

"La circulación vial es convivencia y todos merecen su espacio"
 

Desde hace varios años se realizan campañas para concienciar a los peatones, ¿han logrado reducir el número de atropellos?
En 2019 hubo cinco fallecidos por atropello en vías urbanas e interurbanas, mientras que en 2020 se registraron dos muertes. Creo que las campañas están dando resultado y es muy importante que la concienciación sea continua y constante en el tiempo, complementada con el reparto de chalecos y otros elementos reflectantes, Aunque en la última década se han reducido las cifras, seguimos teniendo algún fallecido por atropello, además fuera de poblado, por lo que hay que seguir trabajando en la misma línea. Es fundamental que los peatones se hagan ver todo lo posible y que los conductores entiendan que la circulación es sobre todo convivencia y que los peatones forman parte de la circulación.

Recibimos bastantes denuncias por no respetar la separación con los ciclistas, pero la bicicleta es una apuesta de futuro

Al igual que los ciclistas...
La DGT presta mucha atención a los grupos vulnerables, aquellos que tienen más riesgo de sufrir accidentes y de que las consecuencias sean más graves. La bicicleta, en concreto, es un medio de transporte sostenible, que está teniendo un desarrollo notable en los últimos años. Cuando vamos al volante, tenemos que tener en cuenta que los ciclistas utilizan la vía con tanto derecho como nosotros y con obligaciones semejantes, pero con una vulnerabilidad mucho mayor. Nos preocupa que recibimos bastantes denuncias por adelantar a ciclistas fuera de poblado sin mantener una separación lateral de por lo menos un metro y medio, o haciéndolo mediante una maniobra arriesgada. Creo que es importante que todos sepamos mantener la calma necesaria para realizar la maniobra con seguridad. Además, dentro de la movilidad urbana, la utilización de la bicicleta es una apuesta de futuro. La idea de convivencia está íntimamente ligada a la de sostenibilidad y en esa línea van las últimas reformas normativas, como la reducción del límite de velocidad en vías urbanas a 30 kilómetros por hora cuando exista un solo carril por sentido. Aunque la norma entrará en vigor el 11 de mayo, en muchas localidades ya se han implantado medidas en ese sentido. Pensemos que, en caso de sufrir un atropello, el riesgo de muerte es cinco veces mayor a 50 kilómetros por hora que a 30.

Tienen bastante importancia numérica las debidas al uso del teléfono móvil mientras se conduce

¿Y cómo prevé que será la convivencia con los usuarios de los patinetes eléctricos?
El gran desarrollo y avance técnico de los vehículos de movilidad personal hacía imprescindible una reforma del Reglamento de Circulación y del Reglamento General de Vehículos, que ya ha entrado en vigor el 2 de enero. Ahora son vehículos a todos los efectos. Tendrán que circular por la calzada, en zona urbana y no podrán superar los 25 kilómetros por hora Además, quedan sujetos a las normas de circulación de vehículos. Aunque no necesitan matrícula ni seguro, en el futuro tendrán que obtener un certificado de características técnicas. Se les ha dado carta de naturaleza como vehículos y aspiramos a que se integren en el tráfico rodado como una alternativa de transporte individual francamente útil y sostenible, con ayuda de las nuevas limitaciones de velocidad y de las fórmulas que están desarrollando los municipios en el marco de la nueva movilidad urbana.  
 

"Con el tramo cerrado llegaron a pasar hasta 6 coches por hora"
 

¿Cómo es actualmente el estado de las carreteras de la provincia? ¿Hay alguna especialmente peligrosa?
En Lugo, aproximadamente el 90% de la accidentalidad mortal y con víctimas se registra en vías convencionales. El año pasado tuvimos varios accidentes mortales en la N-120, si bien las causas fueron la velocidad inadecuada y las distracciones. Sin embargo, en años anteriores no se registraron en esa vía víctimas mortales. En general, no cabe hablar de puntos negros, aunque sí de tramos que requieren más atención por sus características o las del tráfico. Aunque el estado de la vía por sí solo no suele intervenir de forma directa en accidentes graves, no cabe duda que una carretera en mejor estado será menos exigente con sus usuarios. Los titulares de las vías están haciendo un notable esfuerzo de mantenimiento y el estado de nuestra red viaria, en general, es más que aceptable.

Consideramos que ha sido eficaz la reducción a 90 kilómetros de la velocidad permitida en vías convencionales

Y los esfuerzos por solucionar el problema de la niebla en O Fiouco, en la A-8, ¿han logrado mejorar la seguridad?
La DGT puso en funcionamiento en 2016 el sistema de desvío automatizado del tráfico en condiciones climatológicas adversas, que permite el cierre automático en tiempo real si las condiciones de visibilidad bajan del mínimo necesario para garantizar la seguridad. Aunque acceder a ese tramo cuando está cerrado es sumamente peligroso, se llegaron a detectar, sobre todo en verano, hasta cinco y seis vehículos a la hora, lo que obligó a redoblar la vigilancia. En febrero de 2018, la DGT dio un paso más con un sistema de balizas inteligentes, que delimitan los márgenes de la vía y nos advierten si circula un vehículo delante del nuestro. Además, el Ministerio de Transportes trabaja en sistemas capaces de eliminar o desplazar la niebla. Creo que se ha conseguido atenuar considerablemente el problema, reduciendo el número de horas que es necesario cerrar el tramo y mejorando la seguridad en condiciones de visibilidad adversa, con la esperanza de que se alcance una solución prácticamente definitiva en un futuro próximo.

Ángel Álvarez: "Hay menos tráfico, pero hay más accidentes graves...
Comentarios