Álvaro Santos marca una línea propia en su regreso al equipo de Lara Méndez

El PP permitirá este jueves la aprobación del PXOM y pide a Méndez que expulse al BNG del Gobierno ► El PXOM traza nuevos viales por el medio de núcleos rurales y los populares quieren que no comprometan a los vecinos
Lara Méndez y Álvaro Santos, ante O Garañón. SEBAS SENANDE
photo_camera Lara Méndez y Álvaro Santos, ante O Garañón. SEBAS SENANDE

La reincorporación al gobierno de edil de urbanismo, Álvaro Santos, tras casi un año de baja por enfermedad, está siendo otro reto para la estabilidad del gobierno, ya que, sutilmente, parece estar marcando una línea propia frente a la estrategia de la alcaldesa.

Santos se mostró muy colaborador con el PP en el objetivo de sacar adelante el PXOM. Tras el fallido pleno de la semana pasada, fue él quien se dirigió a los populares para resolver las dudas que pudieran tener y este martes se reunió con Ameijide.

Durante el debate, Santos intentó coger el guante que le lanzó el PP para aplazar el pleno. Preguntó si era una petición oficial, pero la alcaldesa instó a seguir el debate. Y al comentario del PP de que había hecho la solicitud por escrito a Méndez el día antes, Santos respondió: "Ah, non sabía nada". Aunque en realidad ya había sido noticia en los medios de comunicación. El gobierno, sin embargo, niega divergencias.

APROBACIÓN DEL PXOM

El 5% del PXOM se aprobará este jueves en un pleno extraordinario, después de que hace una semana el PP, único grupo político que tenía disposición a votarlo, impidiera que saliera adelante. Nada y mucho ha cambiado desde entonces. El documento sigue siendo exactamente el mismo, pero los populares provocaron que la alcaldesa y su partido perdieran una votación tan trascendental y simbólica como es la de un plan de urbanismo y evidenciaron las grietas existentes en el seno del gobierno bipartito y puede que también en el grupo socialista.

Respecto a la coalición, el PP pidió este miércoles públicamente a Lara Méndez que "expulse" a sus socios del BNG por no tener la "suficiente altura de miras" para anteponer el interés general al partidista. Es la misma acusación que llevan días recibiendo los populares por parte del equipo de Méndez, que este miércoles aseguró que no procede ninguna medida contra sus socios porque no hubo incumplimiento del pacto de gobierno. En este se acordó que los nacionalistas tuvieran libertad de voto en asuntos como O Garañón y el PXOM, por coherencia a la posición mantenida hasta entonces en estos asuntos, diferente a la del PSOE.

En cuanto al PXOM, el viceportavoz del PP, Antonio Ameijide, avanzó este miércoles que su grupo votará a favor tras estudiar la documentación, escuchar a vecinos y empresarios afectados y aclarar cuestiones con el concejal de urbanismo, Álvaro Santos, que, a diferencia de la alcaldesa, remarcó Ameijide, tuvo la mejor de las disposiciones para atender las dudas del PP. Este miércoles, los populares recordaron que no tuvieron acceso a toda la documentación del PXOM hasta el martes de la semana pasada, dos días antes del pleno, aunque en realidad la información estaba a disposición de todos los grupos políticos desde el día 9.

La jugada popular de bloquear la aprobación del plan durante una semana fue arriesgada, ya que los cambios introducidos en el documento que este jueves volverá a pleno están consensuados con la Xunta —"y el PP lo sabe", asegura el gobierno—, tras varios meses de trabajo conjunto, aunque la Administración autonómica tendrá que darles el visto bueno de forma oficial una vez el PXOM sea aprobado por el pleno municipal.

El PP insistió este miércoles en hacer ver la debilidad política de la alcaldesa y, por otro lado, el trabajo y la responsabilidad que los populares siempre han demostrado —afirmó Ameijide— con el PXOM. "Nadie puede poner en duda que hemos trabajado, y mucho, para sacar adelante este plan, que no es nuestro plan, y ni siquiera es un buen plan, pero es mejor que tener un mal plan desfasado y con errores", afirmó el edil. Este recordó el apoyo que el PP brindó a los vecinos en los últimos años para resolver dudas y hacer alegaciones. "Cuando toca elegir entre el partido y Lugo, el PP siempre elige Lugo". aseguró Ameijide.

El 5% del PXOM quedó en suspenso en 2011, cuando la Xunta pidió mayor detalle de la grafía fluvial y que se justificaran mejor algunas propuestas de ordenación urbanística que se hacían, así como la eliminación de otras. El documento volvió al pleno en 2020 y se aprobó con los votos del PSOE y PP, pero la Xunta siguió haciendo requerimientos, que son los que este jueves se validarán en una sesión extraordinaria.

CAMINOS QUE DIVIDEN PROPIEDADES

Una de las cuestiones que el PP quiso abordar con el gobierno fue la previsión que hace el PXOM de apertura de caminos en algunos núcleos rurales. Tanto en la parte ya aprobada como en la que se vota este jueves se contempla esta posibilidad y, en algunos lugares, los nuevos viales dividen propiedades.

Según explicó el viceportavoz del PP, hay casos en los que se trazan caminos entre casas y alpendres del mismo propietario. Ameijide explicó que, en una interpretación estricta del PXOM y de la Lei do Solo, si un vecino pide una licencia de obra, sea para edificar o para rehabilitar, en una parcela por donde se prevé alguno de estos viales, no solo tendría la obligación de ceder el suelo correspondiente sino que tendría que hacer ese trozo de vial.

En la reunión mantenida este miércoles con el edil de urbanismo, Ameijide pidió que el Concello sea laxo en esta interpretación si llega a darse algún caso de este tipo. Según el popular, los cambios realizados en el PXOM resuelven bien algunas cuestiones planteadas por la Xunta o por vecinos, pero no tanto otras. Serán inevitables algunas correcciones en el futuro y es probable que alguna casa con orden de derribo no se salve.

Comentarios