domingo. 16.05.2021 |
El tiempo
domingo. 16.05.2021
El tiempo

Un usuario: "Ahora aparco debajo de la mesa de trabajo porque el patinete eléctrico es plegable"

Un reparador y dos usuarios en Lugo cuentan su experiencia con el patinete eléctrico
Fabio Chaves, reparador: "Reparamos uns catro patinetes á semana, por pinchazos sobre todo"
Fabio Chaves. SEBAS SENANDE
Fabio Chaves es uno de los pocos reparadores de patinetes —si no es el único— que hay en Lugo. Hasta hace dos años, se dedicaba solo a arreglar bicicletas. Ahora sigue con su negocio, La Clásica, pero incluye también el taller de patinetes eléctricos.

"Os comercios que venden os patinetes en Lugo non se dedican á reparación e, ao mesmo tempo, a xente empezounos a preguntar se llos podiamos reparar. Así empezamos nisto", cuenta. Ahora, están arreglando una media de cuatro patinetes a la semana, lo que indica que comienza a ser ya un vehículo con bastante uso en Lugo.

"A maioría das reparacións son pinchazos das rodas que se deben, fundamentalmente, á presenza de pequenos cristais nas estradas. Xeralmente, non é perigoso porque as rodas non perden o aire de súpeto, senón que van perdéndoo pouco a pouco. Como máximo, pode dar un golpe a llanta contra a beirarrúa, pero nada máis", indica.

Fabio Chaves asegura, por otra parte, que no hay una franja de edad que use más el patinete. "Eu vin de todo, hai xente nova pero tamén bastante maior", dice.

 

Jesús Álvarez, usuario: "Ahora aparco debajo de la mesa de trabajo porque el patinete es plegable"
Jesús Álvarez. EP Hace un año que los Reyes le regalaron un patinete eléctrico y, desde entonces, notó un cambio de vida para mejor. Especialmente, porque ganó tiempo y también porque se evita el problema diario de dónde poder estacionar.

"Ahora aparco debajo de la mesa del trabajo porque el patinete es plegable y se guarda sin problema. Antes me llevaba media hora llegar al trabajo y, por encima, todavía tenía que perder tiempo en aparcar. Me cambió la vida por completo", asegura.

Jesús Álvarez Anido hace cuatro viajes al día de su casa, en A Piringalla, a su trabajo, en el centro. Lo que antes le llevaba media hora por viaje, ahora son diez minutos. "Solo lo uso por la mañana porque por la tarde tengo que recoger a mi hijo y no podría llevarlo, pero aun así merece la pena por el tiempo, el gasto (que es mínimo, solo se recarga como un móvil) y porque no contaminas", afirma este lucense.

En solo un año, Jesús le sacó partido al patinete. Tanto, que en este tiempo, suma ya 1.000 kilómetros solo de ir y venir de casa al trabajo.

 

Gustavo Cal, usuario: "Fíxenlle seguro porque case collo a unha rapaza que baixaba do bus"
Gustavo Cal. SEBAS SENANDEAhora Gustavo Cal está un poco más tranquilo. Su patinete eléctrico tiene suscrito un seguro, como si fuese un coche. Le costó 100 euros pero un susto le hizo pensar en la necesidad de buscar una aseguradora que cubriese un posible accidente.

"Un día case collo a unha rapaza que baixaba do bus e que iba un pouco despistada. O susto foi grande pero non pasou nada. En cambio, a min fíxome pensar e agora vou máis tranquilo", dice.

Gustavo se siente más seguro yendo por la calzada que por la acera porque reconoce que los patinetes "estorban moito aos peóns". En cambio, también es arriesgado ir por la calle si hay mucho tráfico.

Por lo demás, está encantado con el uso del patinete, que saca prácticamente a diario. "Aforra moito tempo e tamén é moi económico porque non che acarrea gastos de combustible, nin de aparcamento, nin de impostos. Estou moi satisfeito coa compra, é un vehículo moi cómodo e fácil de usar", señala Gustavo Cal.

Un usuario: "Ahora aparco debajo de la mesa de trabajo porque el...
Comentarios