Adiós a las 'mariconadas de Maxi', un clásico de la hostelería lucense que se despide

El empresario Massimo Lafuente se jubila después de cuatro décadas entre fogones en varios restaurantes de Lugo
Lafuente en su último local, el Restaurante Massimo. EP
photo_camera Lafuente en su último local, el Restaurante Massimo. EP

La hostelería de Lugo dice adiós a uno de sus decanos que todavía estaba en activo, Massimo Lafuente. Este empresario aragonés cuelga el delantal. Jefe de sala, que también hizo sus pinitos en la cocina, se jubila después de prestar sus servicios entre fogones y manteles durante más de cuatro décadas en la capital lucense.

Massimo Lafuente dice adiós después de su última aventura en el sector, el restaurante de la Estrada da Coruña que llevaba su nombre de pila, que abrió sus puertas en la primavera del año pasado. Cogió entonces el testigo de un histórico, la parrillada Los Olmos, en un momento en el que la hostelería aún no comenzaba a ver la luz al final del túnel tras las gravosas restricciones debido a la pandemia, que tanto penalizaron a estos negocios.

Los más talludos recordarán a este hostelero por el menú degustación que bautizó con el irreverente nombre de  las mariconadas de Maxi, que fue una referencia en la restauración lucense en los años 90 del siglo pasado en su establecimiento, el mesón Los Cabezudos, que se encontraba en San Vicente de Pías.

Miles de lucenses no se resistieron durante años a paladear este picoteo que apostaba por la comida tradicional, que era a base de croquetas, calamares, chipirones, gulas con gambas o zamburiñas, entre otros platos.

Este hostelero castellano estuvo al frente de los mesones Cinco Estrellas, en Bosende, y Los Cabezudos, en Pías, entre otros

Este veterano hostelero castellano que ahora dice adiós abría su primer restaurante en la capital lucense hace más de cuatro décadas en el lugar de Bosende, el mesón Cinco Estrellas.

Después dio el salto a Los Cabezudos, que fue el establecimiento que le hizo más conocido en la tierra de ...E para comer, Lugo.

En los últimos tiempos, además de atender en su restaurante Massimo, el creador de este menú degustación que se convirtió en un clásico de la gastronomía lucense también estuvo al frente, tras un par de anos sabáticos, del restaurante Yáldara, sito en el parque empresarial de As Gándaras.

En esta despedida Massimo aprovechó para expresar su agradecimiento a los clientes que a lo largo de estos años "han sido fieles seguidores". Los que conocen a este hostelero dicen que siempre se significó por "su buena atención y su buen carácter".

Comentarios