martes. 21.09.2021 |
El tiempo
martes. 21.09.2021
El tiempo

Adiós inesperado a Manuel Urbano, que luchó por salvar la capilla de la Soledad

Manuel Urbano, en la capilla de la Soledad, con piezas de arte dañadas por la entrada de agua. AEP
Manuel Urbano, en la capilla de la Soledad, con piezas de arte dañadas por la entrada de agua. AEP
El arquitecto era el ministro de la Tercera Orden Franciscana y conocido también por su colección de unas 100.000 postales

Manuel Urbano Barrio y Moure, el lucense que durante años clamó en el desierto por la restauración de la capilla de la Soledad, falleció repentinamente hace unos días, sin ver cumplido su sueño de recuperación del emblemático templo, contiguo a la iglesia de San Pedro.

Urbano Barrio, arquitecto de profesión, era el ministro en Lugo de la Tercera Orden Franciscana, una orden franciscana seglar con muy pocos miembros ya.

Él, en la sesentena, era el miembro más joven de esa organización, titular de la capilla de la Soledad, donde la carcoma lleva décadas causando estragos, algunos ya irrecuperables, según confesaba. Como ejemplo ponía los destrozos en la talla del Cristo de Jerusalén, una pieza dañada por las lluvias debido a la mala ejecución de unas obras en el tejado que financió la Xunta para intentar parar las humedades que estaban minando el templo.

Figura singular y conocido por muchos por ser quien durante años organizaba la bendición de las mascotas por San Antón, el perfil de Manuel Urbano iba más allá y era conocido también por su pasión como coleccionista.

Atesoraba unos mil objetos africanos y, sobre todo, era conocido por su impresionante colección de postales, muchas de ellas de Lugo. Algunas llegaron a exponerse en el Museo, centro cultural que hace tan solo unos meses editó un libro con algunas de las postales singulares atesoradas por el arquitecto.

Pero Lugo no era el único sujeto de la colección de Urbano Barrio. Así, por ejemplo, custodiaba un gran número de imágenes de la guerra de África. En conjunto, Urbano estimaba que tenía unas 100.000 postales.

Adiós inesperado a Manuel Urbano, que luchó por salvar la capilla...
Comentarios