Adiós a Antonio Rodríguez, la cara visible de La Oca, tras 45 años en la hostelería

El jefe de sala se acaba de jubilar y cede a su socio y a su hijo el relevo del restaurante especializado en comida italiana
Jesús Moreira y Antonio y Cristian Rodríguez, ante La Oca. VICTOPRIA RODRÍGUEZ
photo_camera Jesús Moreira y Antonio y Cristian Rodríguez, ante La Oca. VICTORIA RODRÍGUEZ

Tras las fiestas patronales de San Froilán, a sus 65 años recién cumplidos Antonio Rodríguez Legaspi ha dejado la hostelería, oficio en el que trabajó durante 45.

Este jefe de sala era la cara visible de La Oca, el restaurante especializado en comida italiana abierto desde 1987 en la Avenida Ramón Ferreiro.

En su caso sí tuvo relevo generacional. Al frente del negocio queda su hijo pequeño, Cristian Rodríguez, y el que era su socio, el jefe de cocina Jesús Moreira.  

Antonio Rodríguez se despide con "sentimientos encontrados". Dice que "no fue fácil" tomar esta decisión, pero que "llegó el momento" de que su hijo, que ya lleva unos 17 años en el negocio, "afrontase el reto" de ponerse al frente del restaurante, junto a su socio.

Recuerda que su hijo empezó "echando una mano los fines de semana", cuando más afluencia de clientes registraba el establecimiento, y que a partir de ahí, "como le gustaba", ya se incorporó definitivamente a la plantilla.

Cuando echa la mirada atrás, el que fuera jefe de sala de La Oca asegura que el balance es "bueno" porque "disfrutaba con lo que hacía". Tuvo sombras, pues reconoce que la anterior crisis le pasó factura, y sobre todo luces, porque considera que fueron «años muy agradables y con una clientela fácil de atender".

La Oca fue el primer restaurante de Lugo de comida italiana y el primero en contar con servicio a domicilio

Antonio Rodríguez llegó a la capital lucense desde su Riotorto natal en 1972 para cursar bachillerato. Cinco años después comenzaba a trabajar en la hostelería y en 1987 abría La Oca, que, según recuerda, fue un establecimiento "pionero" por partida doble.

"Fue el primer restaurante de Lugo con una carta básicamente con comida italiana y que elaboraba la pasta fresca y, a los tres años de abrir, fue el primero en contar con servicio a domicilio, con ciclomotores", precisa.

Una de las señas de identidad de La Oca, según destaca el que fuera su jefe de sala, ha sido siempre su carta "muy amplia", que cuenta "con alrededor de 200 platos".

A la hora de decantarse por los platos de referencia de su restaurante, Antonio Rodríguez, al margen de las pizzas, cita las setas empanadas con alioli, el carpaccio de ternera con lonchas de foie o el paté de cabracho, como entrantes; los espaguetis negros con gulas y pulpo, en pasta fresca, y el arroz cremoso con setas shiitake y zamburiñas, en arroces y paellas.