Viernes. 18.01.2019 |
El tiempo
Viernes. 18.01.2019
El tiempo

Una acusada de herir a su bebé lo niega y dice que "llegó así" tras ver al padre

Punto de encuentro, donde se hizo el intercambio entre los padres. AEP
Punto de encuentro, donde se hizo el intercambio entre los padres. AEP

La Fiscalía centra sus sospechas únicamente en la joven y le pide un año de cárcel por lesionar a la niña con el fin de "acusar al progenitor y que le retiraran el derecho de visitas" a la menor

La madre acusada de causarle diversas heridas a su bebé de seis meses aseguró este viernes ante la jueza del Penal número 1 de Lugo que ella no le ocasionó las lesiones a la menor y que la pequeña "llegó así" después de pasar unas horas con su progenitor. El padre, por su parte, declaró que entregó a la niña en el punto de encuentro "en perfecto estado".

La Fiscalía considera que hay pruebas suficientes para concluir que la progenitora, de 20 años, lesionó a la niña "con el objetivo de dirigir todas las sospechas de la agresión hacia el padre de la menor, a fin de privarle de todo derecho de visitas hacia su hija". El ministerio público acusa a la joven de un delito de lesiones en el ámbito familiar y otro delito de acusación o denuncia falsa, por los que solicita un año de cárcel, dos años de alejamiento y 1.728 euros de multa.

El ministerio fiscal centra todas las sospechas en la madre del bebé y exculpa al padre, pero la chica ejerce la acusación particular contra su expareja, ya que mantiene que fue el autor de las lesiones, por lo que solicita para él un año de cárcel.

Según explicó la pareja en el juicio, las desavenencias entre ellos comenzaron al poco tiempo de nacer la niña. Los jóvenes se separaron y acordaron que la madre tuviera la guarda y custodia de la menor, con un régimen de visitas a favor del padre. Sin embargo, tras la primera visita del progenitor, la joven lo denunció por violencia de género y el juzgado acordó que los intercambios del bebé se llevarían a cabo en el punto de encuentro de la Xunta.

La médico y la forense explicaron que el bebé tenía 'una red' de heridas erosivas en la espalda 'intencionadas y visibles'

"Cuando visité por primera vez a la niña ya me denunció por malos tratos (un delito del que fue absuelto) y después empezó a quejarse de todo en el punto de encuentro. Decía que no le dábamos de comer a la niña y cosas así, por lo que mi abogado nos recomendó que, para evitar problemas, yo nunca me quedara a solas con mi hija y que siempre estuviera presente alguien ajeno a la familia".

Siguiendo las indicaciones de su letrado, el 28 de octubre de 2015, el joven recogió al bebé en el punto de encuentro acompañado por su madre y se fueron a casa. "Le pedí a un amigo que viniera y estuvimos los tres con la niña todo el tiempo. Hicimos fotos y videos para que se viera que la niña merendaba bien y que estaba contenta y jugando. Después, sobre las siete y media, la llevamos los tres de nuevo al punto de encuentro. La niña iba en perfecto estado y yo no me quedé solo con ella en ningún momento", dijo.

DENUNCIA. Tras la entrega en las instalaciones de la Xunta, la menor regresó con su madre. "Cuando recogí a la niña", explicó la joven, "parecía que había llorado mucho. Yo fui a una cafetería para darle el biberón y le cambié el pañal. Después cogí el bus para ir a casa, donde estaban mi madre y mi hermana. Cuando llegué le preparé el baño y la senté en la bañera. Fue entonces cuando le vi heridas en la espalda". La acusada contó que avisó a su madre y decidieron llamar a su abogado y llevar a la menor al médico.

La madre acusó al padre de maltrato, pero fue absuelto y finalmente un juez le concedió la tutela de la niña, que sigue con él

Durante la vista oral, la doctora que atendió al bebé explicó que tenía "una red de heridas en diagonal, hacia un lado y hacia otro". En su opinión, era "imposible" que la menor se hubiera autolesionado arañándose y señaló que "parecían intencionadas". La forense, que vio a la niña al día siguiente, sacó las mismas conclusiones. "Eran lesiones intencionadas, realizadas con algún instrumento que erosione la piel. Eran recientes, muy visibles y evidentes". A preguntas de los letrados, la perito explicó que las heridas que presentaba el bebé podrían verse perfectamente al cambiar el pañal.

Tras el incidente, la niña fue trasladada a un centro tutelado hasta que se cerró la investigación y el juzgado decidió otorgarle al padre la tutela de la menor, que actualmente tiene tres años y continúa viviendo con él.

Técnicos
"La madre a veces está implicada y otras distante" 


Actualmente, la menor vive con su familia paterna y la madre tiene derecho a verla en el punto de encuentro, siempre con la supervisión de algún técnico. Según explicaron en el juicio, a las primeras visitas solo acudía la abuela. "Ahora viene la madre, pero su actitud es cambiante. A veces se muestra implicada y otras totalmente distante", dijeron.

Situación actual
La acusada rehizo su vida y actualmente tiene otro hijo.

Una acusada de herir a su bebé lo niega y dice que "llegó así" tras...