Domingo. 21.04.2019 |
El tiempo
Domingo. 21.04.2019
El tiempo

Acepta 4 años por un atraco a punta de navaja y pide perdón a la víctima

El acusado, en el Penal número 1 de Lugo. P.V.
El acusado, en el Penal número 1 de Lugo. P.V.

El ladrón amenazó al empleado de un cíber con cortarle el cuello y robó un coche. «Lo siento mucho», les dijo a los afectados

LUGO. «Perdón. Lo siento mucho y estoy muy arrepentido». Con estas palabras se dirigió ayer a sus víctimas un hombre acusado de atracar un cíber de la capital lucense a punta de navaja y robar un coche que se encontraba estacionado en la vía pública. Obviamente, su arrepentimiento no evitó que lo condenaran, aunque -tras pensárselo mucho- el acusado llegó a un acuerdo con la Fiscalía y le rebajaron la pena de seis años de cárcel a cuatro años y medio de prisión.

El hombre, Miguel Ángel F.B., reconoció ante la jueza del Penal número 1 de Lugo que el 11 de mayo de 2012, sobre las diez y media de la noche, entró en un cíber de la ciudad y le puso una navaja en el cuello a un empleado, que en ese momento se encontraba en la mesa de atención al cliente.

El asaltante amenazó al chico y le dijo: «Como hagas algo te corto el cuello; dame todo el dinero que tengas», por lo que el joven le entregó un total de 100 euros en billetes de 5 y 10 euros.

Tras cometer el atraco, el acusado se marchó rápidamente del lugar y poco después -entre las once de la noche y las tres de la madrugada- fracturó la luna trasera de un Renault Clio que se encontraba estacionado y cerrado en la Rúa Anduriñas. El hombre robó el coche y posteriormente lo abandonó, aunque antes sustrajo de su interior una grapadora industrial y una pulsera.

ARRESTO. El empleado del cíber alertó a la Policía y los agentes localizaron esa misma noche al sospechoso en las inmediaciones de la gasolinera Martínez, al parecer cuando se acercaba a las instalaciones con una tapa de alcantarilla en la mano. Los policías detuvieron al hombre y recuperaron el vehículo robado, que fue trasladado al depósito municipal.

Por estos hechos, Miguel Ángel F.B. fue acusado de un delito de robo con violencia y otro delito de robo con fuerza. El ministerio público solicitaba cuatro años de cárcel por el primero y dos años de prisión por el segundo.

Sin embargo, el acusado decidió ayer reconocer los hechos ante la magistrada y llegar a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía, que le reconoció la atenuante de dilaciones indebidas -ya que los hechos sucedieron hace más de seis años- y rebajó su petición a tres años y medio de prisión por el primer delito y un año por el segundo.

El hombre aceptó las penas y al salir de la sala de vistas se dirigió a las personas afectadas y les pidió perdón. «Hecho ya está», le respondió una, mientras las demás guardaban silencio.

Además de asumir los cuatro años y medio de cárcel, el acusado se comprometió a indemnizar a la propietaria del cíber en cien euros -por el dinero que robó- y a la dueña del coche en 85 euros, ya que esa fue la cantidad que tuvo que pagar la mujer para poder recuperar su coche y retirarlo del depósito municipal.

ANTECEDENTES. El acusado lleva ya varios años en un centro penitenciario y el jueves fue trasladado al juicio por las fuerzas de seguridad. Según consta en el escrito de acusación del ministerio público, el hombre fue condenado al menos en otras cuatro ocasiones por conducción temeraria, atentado a los agentes de la autoridad, hurto de uso de vehículo a motor y robo con fuerza en las cosas.

Acepta 4 años por un atraco a punta de navaja y pide perdón a la...
Comentarios