Viernes. 16.11.2018 |
El tiempo
Viernes. 16.11.2018
El tiempo

Un abogado afronta 6 años de cárcel por falsificar una sentencia sobre incapacidad

Vista de los juzgados de Lugo. AEP
Vista de los juzgados de Lugo. AEP

Engañó durante 3 años a una mujer diciéndole que había ganado una demanda que nunca tramitó. Fue citado el jueves pro el Penal 1 y no acudió

LUGO. Un abogado lucense, con iniciales P.L.P., tendrá que cambiar su ubicación habitual en la sala de vistas para sentarse en el banquillo de los acusados por engañar supuestamente a una clienta y confeccionar él mismo la sentencia de un caso de incapacidad que nunca llegó a tramitar.

Acusado de deslealtad profesional y de falsedad en documento privado, el acusado se enfrenta a una condena considerable, ya que la acusación particular solicita para él seis años y medio de cárcel, mientras que la Fiscalía le pide 18 meses de prisión, así como dos años y medio de inhabilitación profesional. El letrado afronta además una multa próxima a los 15.000 euros.

El hombre fue citado el jueves por el Penal número 1 de Lugo para celebrar una vista de conformidad y ofrecerle la posibilidad de llegar a un acuerdo con las acusaciones, pero no se presentó.

Según quedó recogido en el escrito de acusación, en octubre de 2002, la denunciante contrató como abogado al acusado para que le reclamara una declaración de incapacidad permanente frente al Instituto Nacional de la Seguridad Social. El INSS denegó la solicitud y la afectada le encargó al letrado, en abril de 2013, que emprendiera acciones legales por vía judicial para recurrir la resolución denegatoria.

El abogado aceptó el trabajo y le dijo a la mujer y a su hijo que había presentando la correspondiente demanda ante los juzgados de lo Social de Lugo, pero no lo hizo. Aun así, hasta noviembre de 2016, se reunió varias veces con la clienta para explicarle le estado del supuesto procedimiento judicial. Según explica el fiscal, el abogado «mantuvo en todo momento el engaño, haciéndoles creer que se estaba tramitando y que estaba realizando las correspondientes actuaciones profesionales en su representación y en defensa de sus intereses».

TRES AÑOS. Durante más de tres años, el abogado fingió que había presentado la demanda y, finalmente, le dijo a la familia que el juzgado de lo Social número 3 de Lugo la había estimado y había declarado a la mujer en situación de invalidez permanente, en grado de incapacidad permanente total para su profesión. El acusado le explicó que tenía derecho a recibir una pensión equivalente al 55% de la base reguladora. Además, le contó que el INSS había recurrido la sentencia ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que había desestimado el recurso y confirmado la sentencia.

El acusado le fue dando largas a la clienta con mentiras y le aconsejó inclusejó incluso que dejase de cotizar a la Seguridad Social

Tras darles la buena noticia, el acusado le dijo a la familia que recibirían una notificación, pero posteriormente les explicó que la secretaría judicial había cometido un error y se había equivocado en un apellido, por lo que habría un retraso en la tramitación. Meses después, les dijo que la secretaria estaba de baja y que había que esperar hasta su reincorporación. Finalmente, les comunicó que ya estaba todo solucionado y que la resolución judicial era firme.

Como la familia no recibía la correspondiente pensión, le pidió explicaciones al abogado, quien les explicó que ya había hablado con el responsable de pagos del INSS para que iniciaran inmediatamente el pago. Incluso le pidió a la clienta que comprobara a diario los movimientos de su cuenta, por lo que la mujer fue a la sucursal bancaria durante 20 días seguidos, en noviembre de 2016.

Igualmente, para apoyar su mentira, el abogado confeccionó un documento simulando ser una fotocopia de la supuesta sentencia del TSXG.

El fiscal explica además que el acusado aconsejó a la clienta que durante todo el procedimiento dejase de cotizar a la seguridad social, ya que no era necesaria dicha cotización hasta que se resolviese su reclamación. La mujer le hizo caso y se dio de baja en 2012, «con el consiguiente perjuicio que eso le va a ocasionar».

El Colegio de Abogados de Lugo ya le abrió expediente al letrado en su momento y está a la espera de la resolución judicial.

Un abogado afronta 6 años de cárcel por falsificar una sentencia...
Comentarios