Unos 1.400 ascensores de Lugo podrían quedar fuera de servicio con la nueva ley

Si los ascensores que tienen la inspección técnica caducada no la renuevan antes del 1 de julio, las empresas que se encargan de su mantenimiento están obligadas a dejarlos inoperativos en el plazo de 24 horas a partir de esa fecha
Una usuaria en un ascensor. SEBAS SENANDE
photo_camera Una usuaria en un ascensor. SEBAS SENANDE

El próximo 1 de julio entrará en vigor la nueva normativa de ascensores. La vigente tiene ya 11 años. Una de las principales novedades que introduce es que las empresas de mantenimiento están obligadas a paralizar en el plazo de 24 horas aquellos elevadores que tengan su inspección técnica caducada.

De los aproximadamente 14.000 aparatos que hay en los inmuebles de la provincia de Lugo, el 10%, unos 1.400, tienen hoy en día su inspección caducada, por lo que si no la actualizan antes del 1 de julio, a partir de esa fecha tendrán que quedar fuera de servicio, según los datos que maneja la Asociación Empresarial Gallega de Ascensores (Aega).

La presidenta de esta sectorial, Ángeles Ríos, hace un llamamiento a los propietarios de viviendas para que antes de que salgan del ascensor comprueben la fecha de vencimiento que figura en la etiqueta de inspección técnica que pone en la parte superior derecha de la cabina —como sucede en los parabrisas de los vehículos con la ITV— y que si está caducada o lo va a estar antes del 1 de julio contacten con una entidad de control certificada para que la renueve antes de ese día.

Una revisión del ascensor cada mes

Esa inspección técnica se hace cada dos, cuatro o seis años en función de dónde se encuentra el elevador o el número de viviendas del edificio, entre otros criterios. La realiza una entidad de control certificada. No tiene nada que ver con la revisión que lleva a cabo cada mes, obligatoriamente, la empresa de mantenimiento del aparato.

Las empresas de mantenimiento están obligadas por ley a informar a las comunidades de propietarios antes de tres meses que va a caducar el plazo de la inspección periódica, pero son los afectados los que tienen que contratar a una entidad de control para que la lleve a cabo.

Ángeles Ríos, que asegura que este es un sector "fuertemente regulado", considera que es preciso "adaptar" los ascensores, cuya "vida útil puede ser de 40 años", "a las tecnologías que van surgiendo, incrementando medidas de seguridad que antes no existían o que han evolucionado".

"En los coches no se suele cambiar el motor; en los ascensores sí se cambia la máquina", explica la presidenta de Aega.

Ese porcentaje del 10% de ascensores lucenses que tiene la inspección caducada es similar al del resto de Galicia. La única especificidad de Lugo es que es la provincia en donde hay más elevadores instalados en viviendas unifamiliares, según detalla Ángeles Ríos, por lo que la adaptación a la nueva normativa les resultará a sus dueños más gravosa económicamente que a las comunidades de propietarios de edificios residenciales.

Más novedades

La nueva normativa también contempla que a partir del próximo 1 de julio todos los elevadores tendrán que disponer de línea telefónica. La presidenta de Aega recuerda que actualmente no es obligatorio para aquellos que estén instalados en edificios de menos de tres plantas con menos de diez viviendas.

Exige además que los ascensores dispongan de una cortina fotoeléctrica que cubra de arriba a abajo toda la cabina. Por ahora basta con que cuenten con un haz a la altura de la rodilla de los usuarios para que no se cierren las puertas al detectar que alguien intenta entrar o salir.

Otra novedad es el sistema de precisión de parada. Hay elevadores antiguos que se detienen un poco por encima o un poco por debajo del forjado, lo que propicia los traspiés de los usuarios. Ángeles Ríos precisa que ese desnivel es el motivo del "43% de las caídas" que se registran en estos aparatos.

El nuevo reglamento exige línea telefónica, cortina fotoeléctrica o sistema de precisión de parada

Instalar la línea telefónica o la cortina fotoeléctrica puede suponer un desembolso a partir de 400 euros, pero si se tiene que cambiar la máquina del ascensor para que se adecúe a ese sistema de precisión de parada el importe se puede multiplicar por 100. La presidenta de Aega recuerda que hay líneas de ayudas públicas.

Censo

España, tras Italia, es el país del mundo con un mayor porcentaje de ascensores por habitante, según los datos facilitados por la patronal Aega. En total, son más de 1,1 millones.

En Galicia hay unos 65.000 elevadores, de los que 26.000 están en la provincia de A Coruña, 20.000 en la de Pontevedra, los 14.000 mencionados de Lugo y los 5.000 restantes en la provincia de Ourense.