miércoles. 08.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 08.12.2021
El tiempo

Venir al mundo en una bañera

Manuel Sánchez Salorio, en el Hula. (Foto: Sebas Senande)
Manuel Sánchez Salorio, en el Hula. (Foto: Sebas Senande)

Parir en el agua todavía es algo prácticamente desconocido para muchas embarazadas. La escasa información que reciben -muchas veces derivada de que no son atendidas directamente por una matrona durante la gestación- está provocando que sean, hasta ahora, muy pocas las mujeres lucenses que opten por esta forma alternativa de dar a luz en el Hula, uno de los treinta hospitales de todo el país que cuenta con bañeras preparadas para el parto.

Elena Cabana Gil, secretaria del Colegio de Enfermería y vocal de las matronas, avanza unos datos significativos: de un promedio de 1.900 partos anuales, solo 10 se producen bajo el agua en las dos bañeras de que consta el Hula.

Por este motivo, el Colegio de Enfermería organizó un curso sobre el parto en el agua, que comenzó ayer y terminará hoy y que está siendo impartido por una matrona catalana, Olga Pérez Sala, quien también corrobora que en su comunidad esta forma de parir es, asimismo, poco habitual. «Quizá sea por el desconocimiento de las mujeres y la falta de confianza», explica Olga Pérez.

A este curso, asisten 51 matronas, tanto de atención primaria como hospitalaria. Para parir en el agua, la mujer debe haber recibido una preparación previa en las clases de educación maternal y también es importante que les guste estar en el agua.

«Muchas lo que hacen es entrar y salir durante la dilatación y luego prefieren dar a luz fuera porque se sienten más seguras así. Lo importante es que la mujer esté a gusto. El parto en el agua es más cómodo para la mujer y mitiga el dolor porque el agua caliente relaja la musculatura y el útero es un músculo», afirman Olga y Elena.

El medio acuático no solo es bueno para la madre. También lo es para el hijo, dado que la adaptación a la vida extrauterina es más suave si se nace bajo el agua, según indica la profesora de este curso.

«Para la madre, hay ventajas. Por ejemplo, el monitoraje del parto suele ser más rápido porque la mujer está más relajada, la oxitocina es más eficiente y el agua aguanta el cuerpo. La mujer saca ventaja de la flotabilidad y, además, el agua caliente relaja más el periné», explica la matrona catalana que añade que cuando se formó en Inglaterra hace más de veinte años «ya era entonces una práctica habitual entre las parturientas allí».

Elena Cabana afirma que esta manera de nacer «é máis cercana e humana». «É importante que a muller poida moverse, poida pasear na dilatación e non estar atada a un monitor como pasa no parto institucionalizado. Pero tamén é importante que, ante todo, se sinta segura e para iso necesita ser informada por matronas. Nós temos un papel fundamental na saúde sexual das mulleres e non só nas embarazadas. As matronas podemos asesorar sobre a anticoncepción e tamén sobre a menopausia e iso moita xente non o sabe», añade la comadrona lucense.

El reputado oftalmólogo Salorio dio una sesión magistral

El Hula acogió ayer una nueva sesión magistral Lucus Augusti impartida, en este caso, por el profesor Manuel Sánchez Salorio, catedrático numerario de Oftalmología de la facultad de Medicina, Medalla de Oro del Instituto Barraquer y Medalla de Oro al Mérito Sanitario de la Xunta. La conferencia se tituló ‘Cambios en la función social del médico’ y despertó un gran interés siendo seguida tanto por distinto personal sanitario del hospital como por directivos del centro sanitario.

Venir al mundo en una bañera
Comentarios