jueves. 13.05.2021 |
El tiempo
jueves. 13.05.2021
El tiempo

Una empresa alerta de la actuación de falsos revisores del gas butano

calefaccion-x11.JPG
calefaccion-x11.JPG

No se trata de una estafa tan original como la de la estampita, pero está bien organizada y es mucho más cotidiana, más creíble. La empresa Combustibles Lucenses alerta de la actuación durante los últimos días en la capital lucense de falsos revisores que acuden a los domicilios para comprobar supuestamente las instalaciones de gas butano, cobran unos 200 euros y se van.

 

El timo de los falsos revisores del gas es una actividad estacional que suele registrarse todos los años hacia finales de verano. Los timadores se presentan en las viviendas y se acreditan como personal de empresas instaladoras reconocidas. Para hacer más creíble su actuación, aseguran a los consumidores que la visita es oficial y que se ha cumplido el plazo de 5 años exigido por la ley para revisar su instalación.

 

Las víctimas, engañadas, acceden a que el ‘instalador’ revise la bombona y las conducciones, una labor que requiere poco tiempo. El timador llega incluso a cambiar alguna pieza porque, asegura, está caducada y las facturas que presenta a continuación rondan los 200 euros, un recibo que no se corresponde con el servicio que presta y que, además, no sirve a los usuarios para acreditar el buen estado de su instalación.

 

Otros ciudadanos, en cambio, sospechan del timo y deciden llamar a la empresa autorizada a la que aseguran pertenecer, momento que los falsos revisores, al verse descubiertos, aprovechan para darse a la fuga.

 

La empresa Combustibles Lucenses asegura que en los últimos días ha recibido las llamadas de varios clientes preguntándoles acerca de si estaban realizando revisiones. Esta empresa informa de que estas inspecciones periódicas se comunican con la debida antelación a cada cliente por escrito para que él mismo contacte con ellos o con alguna de las empresas instaladoras autorizadas. Asimismo, y una vez efectuada la revisión, entregan al cliente un certificado que acredita que su instalación está en perfectas condiciones de uso.

 

Lo cierto es que el timo funciona, ya que todos los años se registran denuncias por estos timos, aunque son más las víctimas —en su mayoría, personas mayores y solas— que prefieren no hacerlo por vergüenza.

 

La Policía Nacional no ha recibido por el momento ninguna denuncia, pero advierte de que, además de perder 200 euros y de que la instalación del gas pueda quedar afectada en su seguridad, los falsos revisores pueden aprovechar la presencia en la vivienda para hurtar efectos al descuido.

 

Según la Policía, la mejor defensa contra estos fraudes consiste en no aceptar la intervención de un técnico que no haya sido solicitado por el cliente. Así, desde comisaría alertan de que, en caso de recibir la visita de algún revisor, los ciudadanos comprueben con las empresas a las que dicen pertenecer si efectivamente fueron enviadas por ellas y, si desconfían, avisen al 091.

Una empresa alerta de la actuación de falsos revisores del gas butano
Comentarios