Un cazador encuentra un cráneo humano en un monte de Lugo

Una persona indica el lugar exacto del hallazgo (Foto: SEBAS SENANDE)
photo_camera Una persona indica el lugar exacto del hallazgo (Foto: SEBAS SENANDE)

Un cazador lucense localizó el pasado viernes un cráneo humano en un terreno forestal de la parroquia de San Salvador de Outeiro, a unos catorce kilómetros de la capital. El sorprendente hallazgo se produjo en la mañana del día de Navidad, cuando José Ramón Blanco disfrutaba de una jornada de caza menor en el acotado de Santa María Alta, acompañado únicamente por su hijo, de quince años.

«Estábamos no monte e o meu fillo dixo que vira un óso, polo que me acerquei a enterralo ben para que non o colleran os cans. Sen embargo», cuenta, «nada máis velo xa me din conta de que se trataba dun cranio humano».

Tal y como explica este experimentado cazador, los restos óseos se encontraban totalmente al descubierto —cerca de un cortafuegos— e impregnados en gran parte de musgo. «O cranio estaba bastante ben conservado e tiña varios dentes e dúas pezas de metal, das que se poñían antes nos dentistas», aclara.

«Antes de velo ben, pasóuseme pola cabeza que podería ser un esqueleto dunha ovella ou doutro animal, pero cando tiven a certeza de que eran dunha persoa pensei que algo raro pasaba, xa que ninguén que desenterra un familiar tira os seus restos polo monte»,
apunta.

Pesquisas
Tras localizar los restos, José Ramón Blanco decidió telefonear al servicio de Emergencias 112 Galicia para comunicar el hallazgo. «Indiqueilles o lugar exacto onde atopei o cranio e pouco despois chegaron varios axentes da Policía Científica, que recolleron os ósos e observaron ben o terreo», afirma. Posteriormente, y siguiendo el protocolo habitual en este tipo de casos, los restos humanos fueron enviados al Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga), donde todavía se realizan las investigaciones  pertinentes para tratar de averiguar su identidad.

Según aclara el cazador que descubrió el cráneo —y sin que hasta el momento haya trascendido ningún dato sobre las pesquisas— los restos óseos eran de un tamaño bastante considerable, «polo que é seguro que pertencen a unha persoa adulta», matiza.

Además, tal y como pudo confirmar José Ramón Blanco, cerca del lugar donde apareció el cráneo no fue localizado ningún otro hueso, «aínda que é unha zona de monte onde hai bastantes alimañas», por lo que no se descarta que estos animales pudieran devorar
el resto del cadáver.

Por el momento, habrá que esperar a los resultados de las pruebas forenses y de la investigación policial para confirmar estas hipótesis.

Más en Lugo Ciudad
Comentarios