domingo. 20.09.2020 |
El tiempo
domingo. 20.09.2020
El tiempo

Un cable para el Congo

El padre Amable es un sacerdote ruandés que tras estudiar Teología en España regresó al Congo para intentar mejorar la calidad de vida del poblado de Loukolela, en el norte del país, al que sólo se llega tras dos días de remonte del río en barca. Su trabajo comenzó a ser conocido en España gracias a varios reportajes de la periodista de TVE Conchín Fernández, pero desde diciembre llegó a varios miles de ciudadanos más gracias a una empresa de Lugo, LugoInternet, que Fernández eligió al azar precisamente en la red.

Tras conocer el proyecto, el titular de la empresa, el lucense Dositeo Mouriz, decidió colaborar gratuitamente. En cuatro días la web estaba lista. “Normalmente los trabajos que hacemos son para empresas, cuyo objetivo son los beneficios, por lo que tras hablar con Fernández y comprobar que el proyecto no tenía fin lucrativo vi que no podíamos cobrar algo así”, explica Mouriz.

De momento, la página es sencilla porque fue elaborada a contrarreloj, pero LugoInternet ya trabaja en mejoras, como un blog, una sección de noticias que enviará el propio padre Amable y una pasarela de pago para que los internautas puedan hacer donaciones vía internet.

De momento se puede consultar la biografía del sacerdote, sus proyectos y el trabajo al respecto de la periodista Conchín Fernández. La página entró en funcionamiento en diciembre, mes en el que tuvo 6.000 visitas. “Son unas 200 diarias, lo que para una página humanitaria no está mal”, afirma Mouriz.

El joven tiene 24 años y tras terminar el ciclo de Desenvolvemento de Aplicacións Informáticas en el instituto de A Piringalla puso en marcha LugoInternet con el apoyo del centro de empresas del Concello, donde de momento tiene la sede. Mouriz ya tiene contratados dos empleados (uno trabaja desde Uruguay) y en seis meses la empresa realizó 89 proyectos.



''Esta web supuso un gran impulso al proyecto del padre Amable''
La periodista Conchín Fernández conoció al padre Amable cuando él estudiaba Teología en Madrid gracias a una beca de los Jesuitas del Congo. Enseguida se enganchó del trabajo de este cura ruandés “activo, inteligente y bondadoso”, por lo que cuando él le invitó a conocer el Congo se compró una videocámara y se marchó a África “dispuesta a grabar todo lo que viese”, explica.

El resultado fueron varios reportajes que se emitieron en TVE1, Canal Internacional y Canal 24 Horas y que sirvieron para dar a conocer el trabajo del sacerdote y la cruda realidad africana, pero Fernández quiso ir más allá y crear una web para ayudar a divulgar el proyecto del padre Amable, que llegó al Congo huyendo de la guerra de hutus y tutsis.

''Nos ahorramos mucho dinero gracias a la colaboración de los chicos de Lugo, que son muy grandes como profesionales y como personas. Desde que se colgó la web, mucha gente (arquitectos, enfermeras, profesores...) ya mostró interés en ayudar en Loukolela, un poblado muy inaccesible e inmensamente pobre”.

Un cable para el Congo
Comentarios