Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Un barrio adolescente

A PIRINGALLA es uno de los barrios de nueva creación de Lugo, junto con Acea da Olga. En consonancia con su carácter moderno, buena parte de sus residentes son matrimonios jóvenes, muchos de ellos con hijos pequeños, como se refleja en la larga lista de espera de la guardería municipal, que supera el centenar de plazas. La apertura de esta escuela infantil «cubrió nuestra principal necesidad», según Ricardo Varela, presidente de la asociación de vecinos de A Piringalla. El centro social María Balteira, la Casa das Linguas y la biblioteca, que será inaugurada próximamente, son otras de las infraestructuras creadas en los últimos años para dar respuesta al crecimiento de la zona y a las reivindicaciones vecinales, que ahora se centran más en cuestiones relacionadas con el mantenimiento de servicios y el ornato de la barriada, que cuenta con 11.000 habitantes.

«Muchos matrimonios jóvenes, con hijos y en muchos casos con sus padres, vinieron a vivir aquí», explica Manuel Pardo, presidente de la asociación vecinal ‘Ánxel Fole’ al referirse a la idiosincrasia social del barrio. La amplitud de gran parte de los pisos construidos en la zona facilita la implantación de este modelo familiar. Muchos recién casados optaron por comprar aquí su vivienda al tratarse de un área bien comunicada.

Esta efervescencia demográfica se refleja también en la elevada matrícula del colegio público y de los dos institutos, en cuya oferta se incluye el bachillerato nocturno. Estos centros agrupan a unos dos mil estudiantes.

Esta elevada población juvenil exige equipamientos culturales y deportivos. Cuando se abra la biblioteca se dará un paso decisivo en este ámbito. «A Piringalla es una zona con numerosos estudiantes, que disfrutarán de un importante servicio. No será solo una biblioteca de consulta, sino que contará con salas para el estudio», manifiesta Pardo.

La biblioteca, que comparte solar con la guardería, tendrá un sótano que servirá de depósito de libros. En el bajo, donde estará la zona de acceso al inmueble, se habilitará una zona infantil y una sala polivalente. En la primera planta se colocará la hemeroteca y en la segunda, la biblioteca propiamente dicha. La superficie del edificio rondará los 1.300 metros cuadrados.

En los últimos años se construyeron dotaciones deportivas para este amplio colectivo juvenil, como el minicampo de fútbol de la Praza de Viana do Castelo o las pistas de tenis. Además, el barrio cuenta con dos pabellones con gran actividad. Sus instalaciones acogen varias escuelas deportivas municipales. «El buen funcionamiento de los polideportivos es vital para que los jóvenes cuenten con una amplia oferta de ocio», explica Ricardo Varela.

Los incidentes surgidos hace un par de años por pandilleros juveniles en las inmediaciones de centros educativos son cosa del pasado. La policías local y nacional «erradicaron esa lacra», destaca Pardo, quien agrega que «por un caso puntual se dio una imagen del barrio que no es real».

Expansión

La urbanización de A Piringalla comenzó a finales de los años ochenta, pero no fue hasta este siglo cuando los constructores apostaron por esta zona. Un 70% de la barriada se construyó en los últimos quince años, según los cálculos de Ricardo Varela. «Primero construyeron en la zona del antiguo Ángel Carro y después continuó la expansión por la Rúa das Fontes, Santo Grial, Angelo Colocci o Bulevar Norte», indica. Casi todo el terreno está ocupado. «Son poucos os solares que quedan sin edificar, y no creo que la gente que vive en las casas del núcleo antiguo sean partidarios de venderlas», dice Varela.

URBANISMO. El PXOM tendrá poca incidencia en un área ocupada

  • El nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal tendrá una escasa incidencia en la configuración de la barriada, donde quedan pocos solares libres de edificación, con la salvedad de la zona colindante con la Nacional-VI, lugar en el que está previsto un cinturón verde, indica Manuel Pardo. El área del castro de A Piringalla, en las inmediaciones de los depósitos, está incluida en este entorno.

Puntos neurálgicos

  • La construcción de la Ciudad Norte, en los terrenos donde estaba el antiguo Ángel Carro, donde ahora se encuentra la Praza Viana do Castelo, se convirtió en uno de los puntos neurálgicos de la barriada, junto a las calles Manuel María, Angelo Colocci y parte del tramo de la avenida de A Coruña que discurre por el barrio. En estos viales se asientan todo tipo de establecimientos comerciales y de ocio. En las zonas más antiguas de la avenida de A Coruña y Mar Cantábrico, tienen sus casas los residentes de toda la vida y parte de la colonia de inmigrantes.
PIDEN CIERRE DE FINCAS Y CANILES

el proceso de urbanización de A Piringalla generó múltiples reivindicaciones, pero las asociaciones vecinales centran su actividad hoy en problemas más cotidianos. Manuel Pardo reclama el cierre de los solares que no se edifican, especialmente en la zona cercana al pabellón de deportes y en las inmediaciones de los colegios. También plantea la limpieza de sumideros para prevenir posibles problemas en caso de lluvia.

Ricardo Varela considera necesario que se coloquen caniles en zonas verdes con parques infantiles, «para que los animales no hagan sus necesidades en estos entornos de ocio donde juegan los niños. También es necesaria una mayor concienciación de sus dueños».

Este colectivo solicita pequeñas mejoras urbanísticas en algunos viales, entre ellos el tramo final de la Rúa Mar Cantábrico.

Depósitos Adecentamiento del entorno

Manuel Pardo defiende un proyecto de adecentamiento del entorno de los depósitos de agua, «que podría ejecutarse mediante un concurso de ideas, ya que la creación del cinturón verde programado en la zona se hará muy a largo plazo y es necesario efectuar mejoras con urgencia».

Tráfico Una rotonda para un cruce vital

Ricardo Varela Varela considera «muy importante» la construcción de una rotonda en el cruce de la calle Manuel María, con Santo Grial, Mar Cantábrico y la Rúa Mazaira. «Es una intersección complicada, en la que muchas veces los conductores no saben quién tiene preferencia».

Un barrio adolescente
Comentarios