Se busca licenciado para peón

La consultora de la empresa de trabajo temporal Randstad, Eva Castro (Foto: Pepe Tejero)
photo_camera La consultora de la empresa de trabajo temporal Randstad, Eva Castro (Foto: Pepe Tejero)

Cada vez es mayor el número de licenciados requeridos por empresas para trabajos de baja categoría. La alta tasa de desempleo entre los titulados universitarios jóvenes está conduciendo a una situación paradójica en el mercado laboral: se pide gente con carrera para puestos de baja categoría. Lo peor es que la necesidad obliga.

hace unos años podría pensarse en una errata tipográfica. Hoy ya no. La agencia de colocación Addeco lanzaba, días atrás, esta oferta laboral por internet: «Se busca recién titulado en ADE (Administración de Empresas) para peón de cámaras frigoríficas en turnos rotativos de lunes a domingo». Se pide también un alto nivel de inglés y disponibilidad geográfica para trabajar en distintos centros por toda España. A cambio, la oferta promete llegar a ser mando intermedio en medio año.

En otra empresa de trabajo temporal, Randstad, corroboran también esta tendencia. «Es bastante más habitual que antes que se presenten este tipo de ofertas. Por ejemplo, hay trabajos de comercial para los que exigen una diplomatura o licenciatura en Empresariales o Económicas, además de soltura y dotes para la comunicación. Y también hay casos en los que piden peones que tengan ciclos superiores o licenciaturas y jefes de turno o responsables de líneas de promoción de productos en supermercados en los que, antiguamente, se valoraba solo la experiencia, y ahora piden ya una titulación universitaria», comenta la consultora Eva Castro.

Agarrarse a todo lo que surja

Jorge García Fernández, un maestro, con el ciclo superior de FP en Secretariado, que ahora se ofrece para pasear perros

Puso un anuncio en internet ofreciéndose para pasear perros y lo hizo pensando en una oportunidad para ganarse la vida dos años después de haberse convertido en maestro. Jorge García Fernández trabajó, en este tiempo, en distintos puestos: fue promotor de alimentación en el hipermercado Eroski de As Termas, animador de eventos, azafato en centros comerciales y dependiente en Carrefour, Zara y Lefties, todos ellos trabajos de carácter temporal. Su formación como maestro lo aprovechó hasta ahora solo para dar clases particulares. «Presenteime unha vez ás oposicións para mestre de Inglés e aprobeinas. De feito, estou nas listas, pero non me chamaron aínda», comenta.

Zita López Teijeiro y Rocío Amigo González, maestra de Educación Primaria e ingeniera forestal, de todo menos de lo que estudiaron

Entre Zita y Rocío median catorce años y distintas experiencias de vida pero ambas tienen algo en común: son tituladas universitarias y no encuentran trabajo en la carrera que estudiaron. Zita (23 años) preparó las oposiciones de maestra durante un año y lo dejó. «Como nos mareaban con temarios distintos, moitos deixamos a academia e puxémonos a buscar un traballo», cuenta. Estuvo trabajando como niñera durante un año y, mientras tanto, se matriculó en un ciclo superior de FP de Paisajismo y Medio Rural, rama en la que espera ahora encontrar trabajo. «Vivo á conta dos meus pais e quero traballar tan só para sacar para os meus gastos e non ter que pedir sempre diñeiro. Estiven coidando un neno e tamén a unha persoa maior. Agora busco algo máis estable como empregada de fogar. De momento, non hai prazas para profesores de Primaria e tampouco podería ir ás oposicións. Sei que investín tres anos de esforzos na carreira para nada. Pedín traballo tamén en colexios privados e non me chamaron nin para unha entrevista. Se non tes experiencia, estás perdida», afirma.

Más en Lugo Ciudad
Comentarios