Saúl Cancio prueba ya un nuevo tratamiento para aprender a caminar

Saúl Cancio en la primera sesión con el Lokomat. (EP)
photo_camera Saúl Cancio en la primera sesión con el Lokomat. (EP)

El pequeño Saúl Cancio, un niño lucense de seis años de edad aquejado de una patología neurológica que le impide andar, empezó ayer con un nuevo tratamiento con el objetivo de mejorar su movilidad. Se trata de una terapia desarrollada en un hospital privado de Poio (Pontevedra) conocida como Lokomat, un robot que sujeta el cuerpo del pequeño y dibuja el patrón de los pasos sobre una cinta rodante.

Saúl superó de manera satisfactoria la primera de diez sesiones consecutivas de terapia, que se prolongará durante dos semanas. «Le fue bien, no le dolió y fue hasta contento», comentó el padre del menor, Javier Cancio, quien destacó que los médicos se sorprendieron porque Saúl aguantase la hora completa, algo que no suele ser habitual en la primera sesión de este tratamiento médico.

Con este método esperan que el pequeño gane tono muscular en las piernas y practique el patrón de caminar. «En 10 horas es difícil que haga maravillas pero todo es empezar. Esperemos que vaya bien», comentó esperanzado Javier Cancio.

La familia ha sufragado los costes de las sesiones gracias a la solidaridad de los lucenses. «Esto es gracias a la ayuda de la gente», indicó el progenitor. Entre esas aportaciones, se encuentra el cheque que recibieron del Banco de Tapones -en pocas semanas se reunieron las 13 toneladas de tapones necesarias para la donación- y del encuentro solidario entre el Azkar Lugo y la selección de fútbol sala de Japón, que le sirvieron para comprar un andador valorado en más de 6.000 euros que mejora la autonomía del niño.

Además, los familiares y personas próximas al pequeño han puesto en marcha la campaña ‘Caminando con Saúl Cancio’ que ya ha recaudado más de 800 euros en Internet. Entre los particulares y colectivos que colaboran con la causa, se encuentra su colegio, María Auxiliadora, que organizó un festival solidario para recaudar fondos y un ‘lipdub’, en colaboración con los técnicos de la Fundación TIC, para promocionar la campaña de ayudas.

ROBOT

La terapia robotizada con Lokomat se basa en la idea de que las actividades cotidianas puedan entrenarse y mejorarse por medio de la repetición continuada. El robot, que abraza el cuerpo de los pacientes a través de un arnés y unos brazos articulados alrededor de las piernas, repite de forma homogénea e intensiva ciclos de marcha.

Está orientado a adultos y niños que, como Saúl Cancio, sufren alguna enfermedad neurológica. En el caso de pequeño lucense, la dolencia empezó a manifestarse a los seis meses de edad y ni la sanidad pública ni los neurólogos privados han conseguido averiguar todavía de qué patología se trata.

Más en Lugo Ciudad
Comentarios