martes. 04.08.2020 |
El tiempo
martes. 04.08.2020
El tiempo

Pisa el acelerador, ponte las pilas

Rozas y Castiñeira entran al último pleno municipal. (Foto: J. Vázquez / AEP)
Rozas y Castiñeira entran al último pleno municipal. (Foto: J. Vázquez / AEP)

CANTABA en los ochenta Joaquín Sabina aquel provocador tema ‘Pisa el acelerador’, que nunca serviría para una campaña de la DGT, pero que bien le valdría a los populares lucenses para marcarse la estrategia de cara a la segunda mitad del mandato en el Concello. Así lo cree el concejal Enrique Rozas, un veterano en las lides municipales, que llegó al PP de la mano de Vicente Quiroga y que hoy en día ha visto reducido el protagonismo en su grupo debido a lo que algunos ven como una falta de sintonía con su portavoz, Jaime Castiñeira.

Rozas dio esta semana una de las contadas ruedas de prensa que ofrece ahora en el Concello, al que ya no puede dedicar mucho tiempo al no tener dedicación exclusiva a la política. En ella fue preguntado sobre el papel de su grupo en la oposición, una vez se ha llegado al ecuador del cuarto mandato de José López Orozco en el gobierno local, y, aunque lo calificó como «positivo» y «correcto», apostó por dar «un paso más o dos» y mostrar más contundencia, porque lo está pidiendo la calle.

Rozas hablaba así de una inquietud que ve entre la militancia de su partido y también en la ciudadanía, que asiste asombrada no solo a las investigaciones judiciales que afectan a la casa consistorial sino también a las decisiones políticas desarrolladas por el PP donde gobierna y que, en gran medida, tienen maniatados a los populares que ejercen labores de oposición.

Y es que los recortes en inversiones o prestaciones aplicados tanto por la Xunta como por el Gobierno central son el argumento más usado por los socialistas para rebatir a los concejales populares, mientras su portavoz también ve limitada su capacidad para arremeter contra el gobierno de Orozco por apoyar con su voto en el Parlamento cada una de las decisiones del Ejecutivo de Feijóo.

Por ello Castiñeira delegó desde el inicio de este mandato el brazo fustigador al avezado periodista Arcadio Silvosa, aunque una repentina enfermedad que le mantiene apartado del Concello desde diciembre pasado generó en el grupo municipal popular una situación de interinidad.

El portavoz del PP aseguró esta semana que no está prevista una reestructuración interna, porque esperan un pronto retorno de Silvosa, pero de momento Castiñeira ha redistribuido el control de las áreas municipales que venía controlando el concejal de baja. Además, parece haber apostado por dar protagonismo a Antonio Ameijide, un joven ingeniero que se incorporó al Concello a raíz de la renuncia de la edil Cristina Ares, una de las dos bajas que sufrió el grupo en estos dos años, junto con la de José Manuel Barreiro, que fue nombrado portavoz del PP en el Senado.

Ares retornó a la Universidad sin levantar polvareda y aunque no son comunes los versos sueltos en este PP lucense que tantos votos recibe elección tras elección, el toque de atención de Rozas no es el único que va a recibir un partido que está obligado a ganar con mayoría absoluta para poder gobernar. Si ya lo decía Sabina: «Pisa el acelerador, ponte las pilas».

HEMEROTECA TRAIDORA
El PP cree que se pudo hacer un cambio más suave en As Mercedes
El Progreso 4/4/2013

Un hándicap de Castiñeira en su carrera a la alcaldía son las políticas de los gobiernos del PP.

Pisa el acelerador, ponte las pilas
Comentarios