Treinta núcleos de Lugo no tienen cobertura de móvil y en 82 es deficitaria

Lugo sigue teniendo un mapa de cobertura de telefonía móvil lleno de sombras en pleno siglo XXI y el plan estatal para su extensión reconoce que en 2008 aún quedarán 33 localidades donde no resulta viable instalar antenas. Dónde se puede usar un móvil es un secreto, ya que ni Ministerio ni Consellería de Industria pueden dibujar exáctamente a qué puntos llegan las ondas, una información que Movistar y Orange se niegan a dar, mientras que Vodafone, la ofrece sólo indirectamente, ya que comparte red con Yoigo y ésta es la única compañía que informa al consumidor dónde podrá utilizar el móvil, antes de contratar.

El 61% de los lucenses usan el teléfono móvil como medio de comunicación habitual, pero la cobertura no siempre es satisfactoria. De hecho, el Plan de Extensión de la Telefonía Móvil que lleva a cabo el Ministerio de Industria refleja que hay más de 14.500 lucenses que viven en esa situación, ya que en 82 localidades de la provincia hay problemas de conexión y en otras 33 parroquias, resulta inviable el montaje de las antenas.

El programa estatal prevé en la actualidad llevar a cabo un total de 143 instalaciones (61 de Orange y las mismas de Telefónica Móviles), para dotar o mejorar la cobertura de otros tantos núcleos de población en 2008.

Medio centenar de parroquias están en prospección; en otras 32, ya se están montando las estructuras y, hasta el mes pasado, ya se habían cubierto 28.

El objetivo del Gobierno central es cubrir las zonas con mil o menos habitantes que no tienen cobertura de buena calidad o introducir un segundo operador, para mejorar la calidad del servicio y la competencia.

La capital es el único núcleo poblacional donde todas las compañías tienen cobertura. Desde 2006, el Concello de Lugo recibió 6 solicitudes de obra para antenas y 12 licencias de actividad, sólo en lo que va de año ya tuvieron tres peticiones de instalación y siete para poner en funcionamiento emisoras. La disponibilidad de red contribuye a que el 75% de los lucenses que residen en la ciudad usen el móvil. La generalización del servicio ha provocado además un cambio en los hábitos de consumo de los lucenses, que ya gastan casi un 10% más en telefonía móvil que en fija, siendo más acusada la diferencia en la zona sur de la provincia, según refleja la Enquisa de condicións de vida das familias del IGE.