miércoles. 03.06.2020 |
El tiempo
miércoles. 03.06.2020
El tiempo

Llegan nuevos vecinos

Avenida de Paulo Fabio Máximo
Avenida de Paulo Fabio Máximo, en el barrio de Garabolos (Fotos: XESÚS PONTE)

EL SORTEO de los 172 pisos de promoción pública del edificio de viviendas que se está terminando de construir en la parte alta de la Avenida Paulo Fabio Máximo traerá, posiblemente antes de que finalice el presente año, un buen número de nuevas familias a esta zona de la ciudad.

«Es muy importante para la zona la llegada de nuevos vecinos, porque eso también nos dará más fuerza a la hora de exigir mejoras que hace tiempo venimos demandando», afirma Manuel Fouz, presidente de la Asociación de Vecinos Paulo Fabio Máximo.

El responsable de este colectivo también está convencido de que este incremento poblacional traerá «más vida» al comercio de la zona y al final será algo de lo que todos «saldremos beneficiados», indica.

Estas 172 viviendas serán adjudicadas próximamente entre las personas inscritas en el Rexistro Único de Demandantes de Vivenda de Galicia, siendo las primeros pisos que se entregan después de los del barrio de A Ponte, una promoción que no estuvo exenta de polémica tanto por los fallos constructivos como por la primera propuesta adjudicataria, que movilizó al barrio por el gran número de familias de etnia gitana que había.

Esta circunstancia preocupa en cierta medida a los vecinos, aunque esperan que la adjudicación de viviendas se haga de forma equilibrada. «Somos un barrio tolerante, compuesto por familias de vecinos trabajadores que han elegido este lugar para poder vivir con tranquilidad. No nos preocupa quien pueda venir a vivir a la zona, siempre que el que lo haga, independientemente de su raza o nacionalidas, se comporten de una forma cívica y sociable», afirma Manuel Fouz.

En la zona de Garabolos existen varias parcelas reservadas para la construcción de viviendas de promoción pública y privada, aunque de momento no se prevé la construcción de ningún edificio nuevo a corto plazo.

«A pesar de que el sector de la construcción está atravesando un mal momento, esta zona acabará por desarrollarse e incrementar la población, por lo que es necesario trabajar ya en la dotación de más y mejores servicios», indica Fouz.

LA OPINIÓN DE LOS VECINOS (pinche para ampliar)

GARABOLOS. Mar JaneiroMAR JANEIRO:

«Que el barrio crezca es bueno para el comercio»

Mar Janeiro es la propietaria de una floristería que abrió recientemente sus puertas en Garabolos. «De esta zona me atrajo la ausencia de competencia con mi negocio, pero sobre todo, que es un barrio que está creciendo y espero que todavía lo haga más cuando se supere la crisis», afirma esta joven emprendedora. Sobre la ubicación del barrio, Mar Janeiro afirma que ocupa un lugar estratégico, al ser paso obligado para muchas personas, «en nuestro caso en concreto hemos notado mucho la apertura del nuevo hospital, lo que ayuda a dinamizar el negocio».

GARABOLOS. Ana María AbelairaANA MARÍA ABELAIRA:

«La llegada de más familias es positivo»

Ana María Abelaira Varela regenta una librería en la rotonda de A Medusa desde hace cinco años, pero es vecina de Garabolos desde que nació. Ella ha visto evolucionar y crecer el barrio, «antes era casi una aldea en la que no había aceras para caminar y, hoy en día, pasa por aquí muchísima gente a diario. Tenemos casi todos los servicios, aunque echo de menos más espacios verdes». En cuanto al futuro del barrio, es optimista y piensa que la llegada de más vecinos «es positivo para los negocios y, de hecho, se han abierto varios en los últimos meses», concluye.

MANUEL FOUZ, presidente de la asociación de vecinos Paulo Fabio Máximo: «No se nos considera» (pinche para ampliar)

El colectivo vecinal del barrio de Garabolos lleva años denunciando las mismas deficiencias, sin que nadie hasta ahora haya tomado las medidas adecuadas para ponerles solución

Manuel FouzCONSTITUiDA HACE cuatro años y medio, la Asociación de Vecinos Paulo Fabio Máximo, que preside Manuel Fouz, ha llevado a cabo diferentes acciones con el fin de dar a conocer las deficiencias del barrio y buscar posibles soluciones. A lo largo de este tiempo, han sido varias las demandas planteadas, aunque el balance no es para nada positivo. «Recibimos muy pocas respuestas, no sólo por parte del Concello sino también de los demás grupos políticos, a los que sólo les parece interesar este barrio en época de elecciones para pedir el voto», indica Manuel Fouz.

Para el presidente de este colectivo vecinal, desde que se constituyó la asociación y hasta la actualidad han cambiado poco las cosas y las demandas siguen siendo prácticamente las mismas. El arreglo de los baches de algunas de las principales calles, la mejora de los accesos al colegio, la construcción de aceras donde no las hay y aumentar la potencia de la luz continúan siendo las más reincidentes.

Pero además de la necesaria mejora de infraestructuras, el colectivo Paulo Fabio Máximo también reclama más luz pública, así como un mayor control de la velocidad de los vehículos que circulan por las principales avenidas de la zona. «Quitaron la luz del parque público y, a pesar de ser muy concurrido a lo largo del día, las personas que lo utilizan se deben retirar de allí según se hace de noche».

Para Manuel Fouz esta circunstancia no hace sino facilitar que se produzcan actos vandálicos. Además, afirma que esta sensación de abandono, «de la que un buen ejemplo es la maleza que invade la mayoría de los jardines», no hace sino empeorar la imagen del barrio.

Para el presidente de Paulo Favio Máximo, esta mala imagen influye negativamente en la de la propia ciudad, «aquí viene mucha gente de fuera, debido a la influencia del área comercial. Muchas veces estas personas incluso preguntan si el barrio pertenece a Lugo o es de algún ayuntamiento limítrofe, tal es su pésimo aspeco». Aún así, Manuel Fouz defiende esta zona como «ideal para vivir, por la tranquilidad y su estratégica situación».

Llegan nuevos vecinos
Comentarios