La huelga de basura desluce el Corpus al obligar a reducir al mínimo el recorrido de la procesión

Momento de la procesion del Corpus. (PEPE TEJERO)
photo_camera Momento de la procesion del Corpus. (PEPE TEJERO)

La lluvia de pétalos desde los balcones y ventanas que tradicionalmente distingue la celebración del Corpus Christi en la capital se quedó ayer en un leve reguero al paso del palio bajo el que se portaba el Santísimo Sacramento. Y es que la situación en la que se encontraban buena parte de los puntos del centro de Lugo que recorre esta procesión obligó a reducir el trayecto a los testimoniales cincuenta metros que separan la Praza Pío XII de la de Santa María.

De todos los modos, no es poco, porque para hacer posible un recorrido tan modesto, una docena de cofrades trabajaron desde primera hora de la mañana, en algunos momento ayudados incluso por el propio obispo, Alfonso Carrasco.

Consiga AQUÍ la información completa

Más en Lugo Ciudad
Comentarios