Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

La falta de dinero frena el plan para cerrar el poblado de O Carqueixo

Pisos sociales de A Ponte, pendientes de entregar (Foto: Froilán Calderón)
Pisos sociales de A Ponte, pendientes de entregar (Foto: Froilán Calderón)

Los recortes económicos llegan a todos lados, hasta al poblado gitano de O Carqueixo. El Concello informó ayer de que de momento no está previsto reeditar el convenio para la erradicación del chabolismo que suscribió con la Xunta hace tres años, por lo que las familias que quieran dejar O Carqueixo tendrán que acogerse a las ayudas de acceso a la vivienda que hay para la población en general.

Según el último censo realizado, en el mes de febrero, en el poblado viven cerca de 90 personas pertenecientes a 23 familias, que comparten 15 chabolas. El dato lo aportaba en ese momento Manolo Vila, una persona muy vinculada a O Carqueixo porque que durante años estuvo al frente de la Asociación de Promoción e Integración Gitana de Lugo. Según la concejala de igualdad y bienestar, Carmen Basadre, puede que esa cifra bajara algo en los últimos meses, con el traslado a la ciudad de algunas familias, a pisos en régimen de alquiler.

En 2008, a raíz del conflicto social surgido por la adjudicación de un número importante de pisos sociales de A Ponte a familias de O Carqueixo, Concello y Xunta firmaron un acuerdo para realojar a esa gente en otras zonas de la ciudad.

Ambas administraciones invirtieron 1,7 millones (la Xunta puso el 65% y el Concello, la parte restante) en la compra de viviendas y esas familias ya están realojadas. Sin embargo, Basadre avanzó ayer que no tiene noticias de que la Xunta prevea continuar con el plan. «Estamos nun momento un tanto excepcional. Non hai cartos para a erradicación do chabolismo», afirmó.

Con todo, recordó que el Concello tiene un programa de ayuda al alquiler al que también pueden acceder los vecinos de O Carqueixo, y que la Xunta ofrecerá nuevos pisos sociales en el norte de la ciudad.

Se trata de una promoción que el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) construye en la esquina de la Avenida da Coruña con Paulo Fabio Máximo (frente al cuartel de Garabolos) y cuya finalización está prevista para principios del año que viene, según informó la consellería hace unos meses.

Precisamente la semana pasada, el IGVS entregó 14 pisos sociales en la Rúa Aquilino Iglesia Alvariño, varios a familias de etnia gitana. Basadre se felicitó de la entrega ya que las viviendas llevaban un lustro terminadas y contaban con licencia de primera ocupación desde hace tiempo, recordó.

A Ponte

La edil lamentó, sin embargo, que 41 viviendas de la Avenida Fermín Rivera (A Ponte) que forman parte de la misma promoción, sigan todavía sin poder ocuparse.

Basadre recordó que el Concello dio un plazo de tres meses a la Xunta -al constructor, en realidad- para que llevara varias correcciones en la obra, imprescindibles para que la administración local pueda conceder licencia de utilización.

El plazo finalizó la semana pasada pero, de momento, el Concello no recibió ninguna solicitud de la Xunta, indicó la concejala. Cuando se reciba, los técnicos municipales acudirán a inspeccionar la obra para ver que cumple y, si es así, se le dará licencia de ocupación, afirmó.

La Xunta mantuvo una reunión con los adjudicatarios en marzo, pero no llegó a comunicarles en qué fecha podrían ocupar sus viviendas.

La falta de dinero frena el plan para cerrar el poblado de O Carqueixo
Comentarios