Investigadores del campus de Lugo prevén un futuro de largas sequías y más calor

EL PRESIDENTE de Estados Unidos dio esta semana un espaldarazo a la teoría del calentamiento global y el cambio climático, que cada vez parece más incontestable. En el campus de Lugo, varios investigadores trabajan desde hace tiempo para prever sus consecuencias en distintos ámbitos. En el horizonte se divisan temperaturas más altas y precipitaciones más concentradas, lo que conllevará una época seca más larga. Los efectos son difíciles de calcular, aunque se apuntan restricciones en el suministro de agua, desaparición de unas especies o superpoblación de otras, aparición de nuevas toxinas o presencia de plagas antes desconocidas.

Sobre el escenario que nos espera ha investigado Jorge Dafonte, perteneciente al departamento de Hidrología de la Escuela Politécnica Superior, cuyo grupo intenta prever cuál será el modelo hídrico en la comunidad a finales de este siglo. Para ello se basan en distintos modelos predictivos que elaboran físicos de instituciones internacionales. Buscando un equilibrio entre varios de ellos, a veces muy dispares en sus pronósticos, predicen para el Noroeste peninsular un aumento de las temperaturas y no necesariamente un descenso en las precipitaciones, pero sí una concentración de las lluvias en la época de otoño e invierno, lo que causará una estación seca más larga en primavera y verano.

Consiga AQUÍ la información completa

Más en Lugo Ciudad
Comentarios