Grupos de Lugo que dan la nota

Carmen y Sabel, del grupo My November (Foto: Froilán Calderón)
photo_camera Carmen y Sabel, del grupo My November (Foto: Froilán Calderón)

bien afinados y con muchas ganas, dos grupos lucenses de música se apuntaron a un concurso por internet en el que el premio era la actuación como artistas invitados al Festival Sereas e Piratas que se celebrará este sábado en Carballo.

Ellos son My November y Bristol que, aunque llevan apenas un año tocando por Galicia, han sido reconocidos entre los numerosos grupos que se apuntaron a dicho certamen. La dinámica era la siguiente, «cubrías las bases del concurso, enviabas una canción de creación propia y esperabas a ser votado», comentan estos jóvenes músicos, que añaden que los diez grupos con más votos de los internautas pasaban luego la criba del jurado, compuesto por personas de la organización del festival, de tal forma que los tres seleccionados tendrían la oportunidad de tocar en Carballo. Los jóvenes lucenses no se lo creían y destacan el reconocimiento como «válido y, bueno, tu hobby siempre te anima a seguir adelante con tu sueño», señalan.

Para llegar hasta donde han llegado ambos grupos ensayan una media de cuatro horas a la semana, ya que muchos compatibilizan la vida laboral y los estudios, y la mayoría están fuera de Lugo.

Sabel Chorén y Carmen Vázquez son las integrantes de My November, una formación que surgió porque ambas comparten ambiciones y que se mantiene por su profunda amistad. «La clave de que sigamos juntas y que pretendamos seguirlo en un futuro es la compenetración, tanto en nuestra vida diaria como a la hora de enfrentarnos a una partitura; encajamos como uña y carne», dicen.

My November nació hace medio año y en principio se llamaba Clave de Sol, pero ambas decidieron cambiarlo. «Fue lo que más nos costó, no nos decidíamos por ningún nombre hasta que al final surgió la idea en el sofá de casa», dicen. «La música que tocamos es casi toda nuestra, aunque de vez en cuando versionamos canciones», aseguran ambas, que no dudan en señalar a Mónica Núñez Liz como una ayudante incondicional. «Ella nos sugiere los cambios que tenemos que hacer, podríamos decir que es el oído del grupo», comenta Carmen.

Ambos grupos no se encuadran dentro de ninguna categoría musical y distan mucho el uno del otro. «Nosotras tenemos un estilo acústico, pero tampoco definido, nos gusta escuchar de todo, desde Clapton hasta Amy Winehouse », dicen las integrantes de My November. En cambio Bristol, un grupo que se describe como ‘ecléctico’, dice estar buscando su sonido.

Los integrantes de esta banda son Pedro , Iván , Adrián , Javier y Ginés, cinco chicos de Lugo que comenzaron su trayectoria juntos este año, pero que ya cuentan con algún que otro concierto a las espaldas, un CD en el que comparten carátula con otras formaciones lucenses y un grupo de seguidores fieles. «Nuestros amigos y familiares, sobre todo los padres de Javier, nos siguen a todos los conciertos», comenta Ginés, mientras que Javier recuerda alguna anécdota graciosa que seguro que a más de uno le suena si piensa en un recital de los Red Hot o Oasis -dos de sus grandes influencias-. «En un concierto que dimos en el Doble Moral, de repente aparecieron a mis pies unas bragas; eso sí, estaban limpias», asegura el bajista.

Aunque no se encuadran dentro de ningún tipo de música, todos coinciden en que el rock de los noventa es lo que más escuchan y su vocalista Iván asegura que él, más que cantar, imita voces. «A mí no me gusta hablar en los conciertos, aunque en el primero, quizás porque estaba bastante desinhibido, me lancé a contar chistes y a hablar con el público, pero ahora para crear más espectáculo prefiero imitar voces de mis cantantes favoritos», cuenta.

Ambos grupos aseguran que el mundo de la música es muy complicado y tanto Iván como Sabel coinciden en decir «que no hay dinero para nada; vivir del arte en general es complicado». Pero todos están de acuerdo en que ganarse la vida con la música sería «todo un sueño, aunque lo que vende ahora es ser un niño guapo y con melena», aseveran, mientras Ginés sentencia: «Eso sí, algo malote como Justin Bieber».

Aún tienen la esperanza de que algún mecenas apueste por ellos, por una música no tan comercial, pero que tiene éxito. No se cruzan de brazos, sino que tienen previsto hacer una colaboración conjunta en verano por A Mariña, en la que ese «toque ecléctico» y el intimismo de My November se unirán.

Más en Lugo Ciudad
Comentarios