jueves. 22.10.2020 |
El tiempo
jueves. 22.10.2020
El tiempo

Faltan unos 4.000 parados lucenses

Mayo arrancó con una buena nueva económica, que ya es difícil encontrar una con lo que está cayendo, el descenso del paro el mes anterior. En la provincia de Lugo fue más acentuado que en el resto de Galicia. Disminuyó casi un 4,95%, tres puntos más que la media gallega.

La Semana Santa no fue de pasión al menos para 1.228 lucenses, que encontraron trabajo a lo largo de abril. La guillotina del desempleo dejó temporalmente de pender sobre sus cabezas. El sector servicios, sobre todo el turismo, fue el motor de esa minirecuperación laboral.

El paro ha descendido en la provincia de Lugo por segundo mes consecutivo, tras alcanzar en enero y febrero un récord histórico. En esos meses había superado la barrera de los 25.000 desempleados, hasta entonces nunca sobrepasada.

Una revisión a estas cifras del paro ha dejado al descubierto una incoherencia, en lo referente a la provincia de Lugo, entre la demoledora Encuesta de Población Activa (Epa) que conocíamos en vísperas del Primero de Mayo, Día internacional del trabajo, y las cifras de los inscritos en las oficinas de empleo.

La Epa, encuesta trimestral que se realiza entre 65.000 familias -lo que supone una muestra de unas 200.000 personas consultadas-, suele ser una bofeteada para las autoridades laborales porque anuncia un paro mayor al registrado oficialmente.

En el primer trimestre de este año en España había más de 4,9 millones de parados, según la reveladora Epa, lo que supone casi 600.000 más de los que están inscritos en las oficinas de empleo, el antiguo Inem.

Curiosamente en la provincia de Lugo se da la vuelta a la tortilla. La temida encuesta informó que en el primer trimestre había unos 20.800 lucenses en edad de trabajar que no disponían de ese sustento económico, lo que supone una tasa del 13,18%. Un porcentaje que no estaría nada mal para los tiempos que corren. En cambio, según las cifras de las oficinas de empleo que hay repartidas por la provincia, a finales de marzo tenían inscritos 24.808 desempleados lucenses -un tercio, 8.994, en la capital-.

La Epa, que desconozco cuál es su margen de error, refleja 4.000 parados menos en la provincia de Lugo. De un plumazo, si nos atenemos a esta consulta, desaparecería una cuarta parte del desempleo lucense. Esa sí que sería una eficaz política activa de empleo. Pero, ¿dónde están esos 4.000 parados que nos faltan en las estadísticas? A uno no le queda otro remedio que recurrir a la opción de no sabe/no contesta que nos suelen ofrecer las encuestas para responder.

Ante esa hipotética incongruencia me surge una serie de incógnitas. ¿A quién tenemos que hacer caso? ¿Quién es más fiable? Las cifras oficiales, que los sindicatos nos advierten una y otra vez que se maquillan, o la Epa. A nivel estatal parece que prima la consulta, al menos en la arena política. La semana pasada nos llevamos el sobresalto de que estamos al borde de los cinco millones de parados. Ésa es una arma que se está utilizando en la contienda electoral, aunque la oficial de más de 4,3 millones tampoco está nada mal.

Y a nivel local, ¿por qué opción nos decantamos? No es por dudar de las encuestas, pero a uno le parece que las cifras del antiguo Inem reflejan más fielmente el momento que estamos viviendo en la provincia de Lugo, aunque preferiría que las reales fueran las de la Epa.

Faltan unos 4.000 parados lucenses
Comentarios