Entregada devoción por el Nazareno

Momentos del desfile (Foto: Pepe Álvez)
photo_camera Momentos del desfile (Foto: Pepe Álvez)

Los pasos del Buen Jesús y del Nazareno -que representan, respectivamente, la flagelación y el porte de la cruz- fueron seguidos ayer por numerosos fieles que, pese a la lluvia que alcanzó la procesión a mitad del recorrido, aguantaron inpertérritos.

A la salida de las imágenes del atrio de la catedral, que como es tradicional fueron acompañadas por una unidad de la Brilat Galicia VII, procedente de Figueirido, sonó el himno nacional. Precediendo al Buen Jesús desfilaron los cofrades infantiles, con varales con una cruz, así como algunos adultos, que portaban tulipas encendidas. Seguidamente, el resto de cofrades del Buen Jesús y del Nazareno, junto con la representación del Ejército de Tierra.

En concreto, fueron dos escuadras de Gastadores, Guiones y Banderines y la banda de guerra de la Brilat los que acompañaron a las imágenes. Pese a que el momento de abandonar la catedral contó con la presencia de muchos fieles y curiosos, así como turistas que no dejaron de fotografiar los pasos, fue en la Praza Maior donde se concentraron la mayoría de devotos.

De hecho, aunque muchos esperaban allí para ver la llegada del paso ya se podía ver gente frente al balcón del consistorio guardando sitio para escuchar la intervención de Alba Messa, pese a que aún restaba por lo menos una hora para ese momento.

En la Praza Maior fue representada la primera de las tres caídas que sufrió Cristo durante el calvario. En ella, uno de los jóvenes cofrades rogó para que «la sana juventud de Lugo tenga fuerza para llevar su cruz». Hizo también un llamamiento a la participación en la jornada mundial de la juventud, que se celebrará en Madrid presidida por el Papa Benedicto XVI, y recordó las palabras de Juan Pablo II respecto a que «seguir a Jesucristo es moderno y joven».

En el lento recorrido hasta la Rúa Da Raíña comenzó a chispear y para la representación de la segunda caída ya llovía con fuerza, lo que no amedrentó a los presentes. En este caso, se dedicó el acto a advertir de la «enloquecida espiral de pecado» que se puede encontrar en la sociedad actual, en la que se da «un deseo irracional de transgresión que se presenta como símbolo de progreso y libertad». Se pidió capacidad para evitar que «una parte del mundo muera de abundancia y otra de miseria» y se hizo un llamamiento específico contra el aborto y la eutanasia, reclamando «derecho a la vida desde su concepción hasta su desenlace natural».

La tradicional saeta de la hermana cofrade Alba Messa, dedicada al Nazareno, fue como siempre uno de los momentos más emotivos de la procesión, que finalizó con la representación de la tercera caída, frente al Círculo. Fue seguida por una representación municipal, de la Diputación y subdelegación del Gobierno.

El desfile

 

Tradición Besapiés y parada militar previa

Como manda la tradición, el domingo pasado la imagen del Jesús Nazareno estuvo expuesta en la catedral para el solemne besapiés por parte de los fieles. Antes de la procesión, la Brilat VII, con el coronel comandante militar Luis Poveda Martín, realizó una parada militar frente al consistorio. 

HOY
Cristo del Perdón y la Piedad
La jornada religiosa se abre a las 11.00 horas, con la misa crismal en la catedral que presidirá el obispo y concelebrarán los sacerdotes de la diócesis.

Procesión

A las 20.30 se celebra la procesión del Cristo del Perdón y la Virgen de la Piedad, que saldrá de la catedral e irá acompañada por la Guardia Civil. Evoca la antigua costumbre de indultar y liberar a un preso por la intercesión de Cristo.

Más en Lugo Ciudad
Comentarios