lunes. 18.10.2021 |
El tiempo
lunes. 18.10.2021
El tiempo

El propietario había comprado la manzana y pensaba edificar

A Manuel Ramiro López López el incendio de la pequeña casa le va a salir por un ojo de la cara. Éste lucense, propietario de una inmobiliaria, había adquirido ya hace años el inmueble y los colindantes con la intención de construir en el lugar y cerrar así la manzana que formaba con el edificio de nueva construcción que está pegado. Sin embargo, la crisis y la burbuja inmobiliaria hizo que decidiese esperar mejores tiempos.

Mientras, había ordenado atrancar por dentro las puertas y las ventanas de la casa, dado que tenía muchos problemas por los vagabundos y drogadictos que entraba regularmente. Desde que lo hizo, según confirman también los vecinos, ya no se veía a nadie por las inmediaciones.

Otra de las casas que había comprado, la del número 157, la tiene cedida a un vecino que la usa como almacén de trastos mientras no se edifica. Ayer este inmueble también estuvo en peligro, tanto por el incendio como por el riesgo de que la demolición de la casa colindante afectara a los muros medianeros. Finalmente, pudo salvarse.

Pero era el propio Manuel Ramiro el que ayer ya asumía que no se iba a salvar de pagar un buen pico por el incendio. Primero, porque los bomberos ya le informaron que tendría que pagar su trabajo, y fueron muchas horas. Segundo, porque también tendrá que afrontar el gasto de la excavadora. Y tercero, porque asume que tendrá que pintar la fachada lateral del edificio de al lado, visiblemente afectada por el humo. Y todo ello, además, sin seguro: «Ni siquiera pensé que podía haber problemas, porque en las casa no había ni luz. Además, no habría aseguradora dispuesta a hacerse cargo de esto», lamentaba ayer. Pese a todo, su actitud fue en todo momento de colaboración total.

Mientras, los vecinos del barrio tuvieron espectáculo callejero. Las labores de los bomberos fueron seguidas con gran interés, aprovechando además que la calle estuvo cortada toda la tarde. Un interés que se acrecentó a partir de las siete de la tarde, cuando fueron llegando al lugar los miembros de la iglesia evangélica que está situada justo enfrente de la casa en llamas. Pese al ruido en el exterior, iniciaron su culto.

El propietario había comprado la manzana y pensaba edificar
Comentarios