El padre que disparó al hijo, en Bonxe por intento de homicidio y tenencia de arma

El detenido abandona loz juzgados tras prestar declaración (Foto: Pepe Álvez)
photo_camera El detenido abandona loz juzgados tras prestar declaración (Foto: Pepe Álvez)

La titular del juzgado de Instrucción número 1 de Lugo ordenó ayer el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza, de R.D.P. como supuesto autor del disparo en el cuello que dejó herido de gravedad a su hijo de 24 años, en un suceso que tuvo lugar el martes en el domicilio familiar en la calle Tino Grandío. El hombre ingresó en la prisión de Bonxe acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa y otro de tenencia ilícita de armas.

Una portavoz de la comisaría de Policía Nacional confirmó ayer que, en principio, el origen de todo está en una discusión «aislada» entre el padre, de 62 años, y el hijo, de 24, que compartían el domicilio junto con la madre y otro hijo de 22 años -que este diario identificó ayer como la víctima por error-. En pleno enfrentamiento, el hombre cogió una pistola del calibre 22 que guardaba en casa y disparó a su primogénito un balazo en el lado derecho del cuello. La mala suerte hizo además que el proyectil quedara alojado en el canal medular.

Las fuentes policiales aseguraron que «todavía no se sabe muy bien por qué se inició la discusión», ya que no se ha tenido la oportunidad de interrogar con calma a los dos testigos presenciales dado que tanto la madre como el hermano de la víctima se encuentra acompañando al herido en el hospital de A Coruña, donde fue operado en la noche del martes.

No obstante, este diario pudo saber que el detonante de la discusión pudo ser una cita médica de bastante importancia a la que el padre no acudió. Al parecer, el hijo le recriminó su actitud y se inició el enfrentamiento que finalizó con uno en el hospital y el otro en la cárcel. Ni uno ni otro tenían antecedentes policiales ni nunca se había presentado queja o denuncia contra ellos por parte de los vecinos.

El ahora acusado fue detenido por la Policía en el domicilio familiar, donde acudió tras recibir una llamada del 112, que a su vez había sido alertado por la esposa. Cuando llegaron los agentes se encontraron al joven en el suelo mientras un miembro del 061 trataba de taponarle la herida. La víctima fue trasladada hasta el Hula, donde se descubrió que parte del proyectil había quedado alojado en el canal medular y amenazaba la columna vertebral. Los neurocirujanos decidieron entonces trasladarlo hasta el hospital de A Coruña, donde llegó pasadas las once de la noche del martes.

De inmediato, fue sometido a una intervención de alto riesgo, dado que estaba afectada la zona cervical. Al cierre de esta edición, el joven permanecía en estado crítico, pendiente de evolución.

Por su parte, el padre fue detenido y, tras pasar la noche en los calabozos de la comisaría, fue puesto a disposición judicial en la mañana de ayer. El hombre compareció ante la jueza que dirige el juzgado de Instrucción número 1, que se encontraba ayer de guardia, si bien se da por seguro que en los próximos días trasladará las actuaciones al número 3, que era el que hacía guardia el día que se produjeron los hechos y, por tanto, el competente para realizar la instrucción.

Pese a que la jueza tampoco pudo interrogar ayer por la mañana a la madre y al hermano de la víctima, las pruebas presentadas por la Policía Judicial y la comparecencia del sospechoso bastaron para que éste fuera enviado a prisión si fianza, aunque si quedar incomunicado. Poco antes de las tres de la tarde de ayer abandonaba los juzgados en dirección a la prisión de Bonxe, donde ingresó acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa y otro de tenencia ilícita de armas.

Llamó la atención que el supuesto autor del disparo llevaba un brazo parcialmente inmovilizado con una férula que colgaba de su cuello, si bien no lo tenía escayolado ni vendado. Se trata de una lesión que supuestamente se produjo durante el forcejo con su hijo.

Otro punto que destaca en la investigación el estado del hombre en el momento de los hechos. Algunos testigos dijeron a los medios que cuando lo detuvo la Policía parecía bebido. Pese a que no se le hicieron pruebas de alcoholemia, este punto podría alegarse como atenuante.

SIN LICENCIA

  • La pistola no está registrada. La principal incógnita ahora es saber de dónde proviene la pistola del calibre 22 que utilizó el hombre contra su hijo. La portavoz de la Policía Nacional confirmó ayer que carecía de licencia para tener ese arma, y que se había solicitado la ayuda de la Guardia Civil para seguir su rastro. Sin embargo, según las fuentes consultadas por este diario, la pistola no figura en el registro oficial, por lo que es totalmente ilegal. También se analizará la bala para ver si la pistola se utilizó en algún otro suceso.

Comentarios