El padre que disparó al hijo, condenado a 12 años porque tuvo ánimo de matar

La Audiencia Provincial de Lugo llegó a la conclusión de que Ramón Díaz Pereira -el lucense de 64 años de edad que disparó a su hijo y lo dejó tetrapléjico- tenía la intención de matar al joven, por lo que le impone una condena de doce años de cárcel como autor de un delito de homicidio en grado de tentativa, amenazas y tenencia ilícita de armas.

La Sala descarta que la pistola se disparara de modo fortuito en el transcurso de un forcejeo entre ambos -tal y como alegó la defensa- y considera «acreditado» que el acusado utilizó los medios a su alcance para poner fin a la vida del joven, ya que cogió una pistola que se encontraba en perfecto estado de funcionamiento, lo encañonó de frente y le disparó al cuello. De hecho, la sentencia recoge que si el joven no falleció «fue por causas del azar».

INDEMNIZACIONES
El acusado tendrá que abonar más de 781.000 euros

Además de la pena de prisión, la Audiencia de Lugo condena al acusado a abonar un total de 781.280 euros en indemnizaciones. El hombre tendrá que pagarle a su hijo 406.300 euros por las lesiones que sufrió, las secuelas, y la adecuación de la vivienda familiar al estado físico del joven, que a raíz del accidente necesita una silla de ruedas para desplazarse. También tendrá que pagar 139.000 euros a su esposa por daño moral y 235.987 al Sergas por la asistencia.

Consiga AQUÍ la información completa

Comentarios