lunes. 24.01.2022 |
El tiempo
lunes. 24.01.2022
El tiempo

El número de concejales con sueldo se eleva a 14 tras el pacto PSOE-BNG

Orozco y Bao se abrazan tras presentar el nuevo gobierno. (Foto: J. Vázquez)
Orozco y Bao se abrazan tras presentar el nuevo gobierno. (Foto: J. Vázquez)

La organización del nuevo gobierno local tras el pacto alcanzado entre PSOE y BNG supondrá un aumento del número de concejales a sueldo del Concello, ya que 14 de los 25 ediles tendrán dedicación exclusiva, lo que supondrá un incremento del gasto hasta los 636.400 euros al año. El principal beneficiario del acuerdo anunciado ayer en rueda de prensa por José López Orozco y Antón Bao será el grupo nacionalista, que pese a ver reducida su representación a la mitad, tendrá dos concejales con un sueldo anual de 44.412 euros al año cada uno. Esta misma nómina será la que cobren ocho de los once concejales del PSOE, mientras que el alcalde percibirá al año casi 59.100 euros. Tan solo quedarán sin sueldo del Concello en los partidos del gobierno los socialistas José Ramón Gómez Besteiro, reelegido presidente de la Diputación, y Esther Muñoz, directora de la Escola de Arte Ramón Falcón.

En la propuesta salarial, el grupo popular mantiene tres dedicaciones exclusivas, la misma asignación que hasta ahora pese a subir de nueve a doce el número de concejales. Sin embargo, una de las exclusividades estaba repartida entre dos ediles, que percibían cada uno 22.200 euros, una situación que podría repetirse en este nuevo mandato.

El PP también mantiene el número de asesores para su grupo, un total de tres, uno de ellos con categoría salarial de grupo A, otro como grupo B y el tercero como grupo C. Sin embargo, el BNG, que también tenía hasta ahora esta asignación, contará con dos asesores más, uno del grupo A y otro del grupo C.

Los socialistas, por su parte, se quedan con dos asesores menos, pasan de once a nueve, aunque mantienen dos del grupo A, dos del grupo B y cinco del grupo C.

Desde el gobierno local no se facilitó la cifra total del gasto que supondrá la nueva estructura del Concello, que en el anterior mandato superaba los 1,5 millones de euros. Sí se explicó que se había reducido el coste en un 10%, que se justificaba con la eliminación de tres altos cargos del gobierno anterior: el responsable de Protección Civil, el director general de la Policía Local y la delegada de urbanismo. Precisamente, la retirada del organigrama municipal de los dos últimos cargos había sido una petición expresa del BNG para lograr un acuerdo.

La composición del nuevo gobierno fue también dada a conocer ayer por socialistas y nacionalistas, una vez fue ratificado el pacto en una asamblea local del BNG celebrada el martes por la noche bajo un secretismo absoluto, hasta el punto de que su existencia fue negada a los medios de comunicación por el servicio de prensa de la formación.

En esta reunión se dio cuenta tanto del acuerdo programático como de la estructura del nuevo gobierno, en el que el BNG asume dos concejalías con proyección pública y presupuesto, con la intención de que su trabajo se vea reflejado en la calle. Así, Antón Bao, que será además primer teniente de alcalde, se hará cargo de cultura, turismo y normalización lingüística, mientras que Paz Abraira llevará infraestructuras y Agenda 21, con el objetivo de recuperar el plan de movilidad de la ciudad. Ambos formarán parte de la junta de gobierno local.

Por su parte, el PSOE asumirá otras siete áreas, una de las cuales -en la que se engloban las competencias de Policía Local y seguridad, y las de personal- será llevada directamente por el alcalde, quien manifestó la satisfacción por alcanzar este acuerdo de gobierno. Orozco defendió que el pacto responde «ao que escribiron os lucenses o 22 de maio», cuando PSOE y BNG sumaron once y dos concejales cada fuerza, frente a los doce del PP.

El acuerdo contempla además un consejo de dirección que integrarán concejales de ambas formaciones políticas y que se encargará de estudiar los temas más importantes de gobierno.

PROGRAMA
Bao prevé libertad de voto en el urbanismo y dice que el centro de Sanfiz será público

El BNG anunció que mantendrá su «libertad de voto» en dos asuntos urbanísticos en los que hasta ahora discrepaba con los socialistas, el PXOM y las polémicas torres de O Garañón. Así lo aclaró el nacionalista Antón Bao durante la comparecencia conjunta con Orozco en la que esbozó las líneas programáticas del nuevo gobierno bipartito.

El nacionalista explicó que queda pendiente de aprobar un 5% del PXOM, en el que el BNG mantendrá la postura contraria a ampliar los urbanizables en la zona rural, al igual que a la urbanización junto al Parque.

Además, Bao anunció que el futuro centro deportivo previsto en Sanfiz será de carácter público y no privado, opción que contemplaban los socialistas. El nacionalista precisó que la política municipal en este mandato se centrará en impulsar los servicios públicos, en garantizar el bienestar social, en fomentar la igualdad, en colaborar con los emprendedores para generar empleo y en facilitar la participación ciudadana.

El número de concejales con sueldo se eleva a 14 tras el pacto...
Comentarios