miércoles. 19.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 19.01.2022
El tiempo

El gasto en asesores y políticos se lleva el 2% del presupuesto local

Bao, Abraira, Álvarez y Orozco tras la firma del pacto (Foto Xesús Ponte)
Bao, Abraira, Álvarez y Orozco tras la firma del pacto (Foto Xesús Ponte)

La progresiva rebaja sufrida por el presupuesto del Concello en los últimos años provoca que cada vez sea más importante la partida que se deba dedicar al gasto en políticos y asesores, a pesar de las rebajas salariales a las que obligó la Ley de Economía Sostenible. Por este motivo, la nueva organización de la corporación municipal pactada por PSOE y BNG y que quedará aprobada en el pleno del próximo lunes supone que las nóminas de los ediles y de sus colaboradores, además de las asignaciones que reciben los grupos municipales, supondrán un gasto anual de 1,8 millones de euros, un 2% del presupuesto municipal, que es de 90 millones, mientras que en el año 2009, cuando el Concello dispuso de 104 millones, suponía menos del 1,8%.

Socialistas y nacionalistas, que firmaron ayer oficialmente el pacto de gobierno, prevén sin embargo un rebaja del 3% en el coste del nuevo funcionamiento municipal, tras haberse reordenado los puestos. Así, los cambios supondrán un ahorro total de 57.234 euros en el funcionamiento del nuevo ejecutivo, en el que ya no habrá director general de la Policía Local, quien hasta ahora ostentaba el salario más alto del Concello. De esta forma, el alcalde volverá a ser el cargo mejor pagado.

Además de los 14 concejales con dedicación exclusiva, en la nueva configuración del Concello habrá 17 puestos de libre designación, dos menos que hasta ahora. De ellos, once estarán asignados al nuevo gobierno bipartito -9 para el PSOE y 2 para el BNG-, mientras que otros seis se distribuyen entre los grupos municipales, a razón de tres para cada uno.

En la práctica, los grupos de gobierno podrán utilizar a sus colaboradores tanto para la labor de gestión en las concejalías como para el trabajo político, algo que ya hacían hasta ahora los socialistas. Curiosamente, en este reparto de asignaciones presupuestarias, el nuevo organigrama contempla que la concejala del BNG Paz Abraira, que hasta ahora percibía una dedicación parcial asignada al grupo nacionalista, la mantenga ahora y reciba la otra mitad en calidad de nueva responsable del área de infraestructuras y Agenda 21. Por su parte, Antón Bao percibirá su dedicación exclusiva no en calidad de edil de cultura y turismo, sino como portavoz del grupo nacionalista, cargo que hasta ahora ostentaba Xosé Anxo Lage

Los socialistas tendrán nueve dedicaciones exclusivas, aunque seis de ellas, incluida la del alcalde, en calidad de miembros del gobierno y las tres restantes a través del grupo municipal, las mismas que tienen asignadas los populares para ejercer su labor de oposición. Pero en el caso del PP, es probable que se repita el reparto del último mandato, en el que había cuatro ediles a sueldo del Concello, aunque dos de ellos con dedicación parcial.

Los grupos políticos tendrán asignada además una cantidad fija para su funcionamiento en función de su representación, de tal forma que el PP percibirá 13.500 euros al mes; el PSOE, 12.700, y el BNG, 5.500.

En total, los tres grupos percibirán al año 1,1 millones de euros para nóminas de ediles, colaboradores y gastos. A esta factura hay que sumar los 656.868 euros asignados al gobierno local para el pago de concejales, asesores y altos cargos. De este último reparto, las dos concejalías que dirigirá el BNG se llevarán 110.704 euros, mientras que los 546.164 restantes serán para las siete áreas que llevará el PSOE.

Ahorro

Tanto socialistas como nacionalistas quisieron aclarar ayer durante la firma del pacto que el gobierno bipartito no será «más caro» que el anterior, porque con los recortes que se aplicarán en la nómina de colaboradores costará un «10 por ciento menos» que el anterior, dado que no habrá ni delegados no electos ni directores generales.

El alcalde José López Orozco señaló con respecto al coste del nuevo gobierno que serán los propios ciudadanos los que tendrán que decir si «o que pagaron valeu a pena», precisamente cuando analicen el trabajo que realizaron los concejales de ambos partidos dentro de cuatro años. «Ninguén nos vai poñer colorados polo que cobramos, porque nos pagan os lucenses por facer este traballo», señaló el regidor.

Por su parte, Antón Bao consideró «lamentable» que desde otras fuerzas se centre el trabajo político en los sueldos, «algo que existiu sempre», dijo, por lo que apela al «sentido común» para que haya un debate de «ideas e non do coche ou a casa que ten cada quen».

Por otra parte, los ediles nacionalistas que entran en el gobierno local comienzan ya a tomar contacto con los futuros funcionarios con los que van a trabajar. Bao tiene previsto reunirse hoy con los trabajadores de la delegación de cultura, ubicada en la planta baja de la casa consistorial, en cuyo despacho ejercerá además de primer teniente de alcalde.

DOCUMENTO
PSOE Y BNG quieren que el PP se sume a a su programa

José López Orozco y Antón Bao estamparon ayer su firma sobre el documento que durante dos semanas negociaron dos comisiones de PSOE y BNG y que servirá de programa común de gobierno. En ocho páginas se recogen las principales líneas de gestión para el mandato en varias áreas, un documento que será remitido al PP para que se sume «a ese acordo de traballo pola cidade durante os vindeiros catro anos», dijo Bao.

Objetivos del gobierno

Según figura en el pacto, el gobierno de coalición tiene como objetivo primordial la colaboración institucional en la defensa del bienestar social de los vecinos y en la superación de la situación económica. Asimismo, subraya que el gobierno se centrará en la optimización de los recursos del Concello, para mejorar la prestación de servicios y recortar gastos.

En el pacto figuran, asimismo, iniciativas concretas en materia de servicios públicos, bienestar social, igualdad, normalización lingüística, cultura, participación ciudadana, deporte y personal.

JAIME CASTIÑEIRA. «Faremos unha oposición dura e construtiva»

  • El portavoz del grupo popular, Jaime Castiñeira, prometió ayer que el PP hará «unha oposición dura e construtiva» frente a los «pactos de hoteis que modifican o resultado das urnas». Castiñeira aludió así al acuerdo de gobierno firmado ayer entre el PSOE y el BNG, que en su opinión supone «terxiversar e manipular» lo que los lucenses votaron mayoritariamente, dado que la lista que encabezaba se quedó a poco más de 400 votos de la mayoría absoluta.

El gasto en asesores y políticos se lleva el 2% del presupuesto local
Comentarios