sábado. 06.06.2020 |
El tiempo
sábado. 06.06.2020
El tiempo

El drama de Suso tras un ictus visto a destiempo

Suso apenas habla y Noelia Rodríguez Rocha, su exmujer, no puede con la rabia. Su enfado se entiende: a Suso (Jesús Veiga Rodríguez) le dio un infarto cerebral hace unos días y el episodio se ha tratado a destiempo, asegura ella, porque él acudió a Urgencias de Fingoi y allí le trataron como si sufriera una infección de oídos.

Suso, cuenta Noelia, fue a Fingoi porque sentía molestias en un oído y no conseguía apenas hablar. Se quedó con el diagnóstico y se tomó los antibióticos. La cosa quedó así hasta que, dos días después, al ir a recoger a uno de los hijos de la pareja, ella se asustó del aspecto de su exmarido. «Yo no soy médico, pero era evidente que había tenido un ictus: tenía la boca torcida, no coordinaba las palabras...», resume Noelia.

Cuenta que se fue rápidamente con él al Hula y allí les confirmaron lo que ella se temía. Les explicaron que todos los síntomas respondían a un informe cerebral sufrido días atrás, contaba ayer la mujer. Tras unos días hospitalizado y todas las pruebas confirmatorias necesarias, Suso recibió ayer el alta hospitalaria y por delante tiene un duro trabajo de rehabilitación. Su intención, dice Noelía, es denunciar un diagnóstico fallido que ha podido perjudicarle mucho, pero hasta para eso tendrá que esperar, porque sus dificultades de expresión siguen siendo grandes, cuenta su exmujer.

Noelia, en tanto, no para de protestar por lo sucedido. Es injusta la enfermedad, que ha machacado a un hombre de solo 45 años y cargado de virtudes, dice su exmujer, que dice que no puede explicarse «que se haya cometido un error tan de bulto» en un diagnóstico que para ella resultaba evidente.

A ella la rabia le aumenta si cabe aún más cuando piensa en que tienen dos hijos aún menores. Podrían haber perdido a su padre, y por fortuna no ha ocurrido, pero va a pasar tiempo hasta que recuperen a la persona que de verdad es su padre, se lamenta Noelia. Por delante queda una rehabilitación que, presume, va a ser dura. Pero su rabia se centra, sobre todo, en la atención en Fingoi.

El drama de Suso tras un ictus visto a destiempo
Comentarios