Miércoles. 14.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 14.11.2018
El tiempo

El destino echó el cierre

Cartel pegado a la puerta de la imprenta, que informaba ayer del cierre. Pepe Álvez
Cartel pegado a la puerta de la imprenta, que informaba ayer del cierre. Pepe Álvez

La rueda del destino no fue afortunada con el matrimonio formado por María Elena Alamancos Fernández y Roberto Carrera Expósito, y la madre de la mujer, Elena Fernández Núñez, fallecidos los tres en un accidente de tráfico ocurrido el pasado sábado en Arzúa, donde fueron enterrados ayer.

La pareja, de 45 y 48 años, regentaba una imprenta, Calprint, que se había trasladado el pasado año desde la calle Conde al barrio de A Piringalla. En concreto, a la calle Angelo Colocci, muy cerca de los institutos Muralla Romana y Ánxel Fole. Negocio que, probablemente, quedará por ahora cerrado, dado que los fallecidos no tenían hijos.

El matrimonio era muy conocido entre los vecinos de la calle Conde, puesto que la madre de la dueña de la imprenta, Elena Fernández Núñez, que tenía 72 años, residía en una calle próxima. La propia pareja, pese a haber trasladado su negocio a A Piringalla, solía acudir diariamente a casa de Elena Fernández a la hora de comer.

Consiga AQUÍ la información completa

El destino echó el cierre
Comentarios