El colapso del Museo de Lugo obliga a dispersar los restos arqueológicos

La Lei de Patrimonio Cultural de Galicia, aprobada en 1995, establece que la custodia de los restos arqueológicos que aparecen en la provincia de Lugo recae en el Museo Provincial, pero éste hace cuatro años que no puede recibir piezas debido a la falta de espacio, según reconoce su dirección.

La Dirección Xeral de Patrimonio, el organismo que supervisa absolutamente todas las excavaciones que se realizan en territorio gallego, indica que los hallazgos se están derivando a otros museos de la provincia, que se eligen en función de la proximidad con la zona donde se encuentran, como el de Viladonga, el de Vilalba o el de A Fonsagrada, según asegura el gabinete de comunicación de la Consellería de Cultura.

No obstante, algunos organismos públicos y privados han optado por custodiar ellos mismos los restos hallados en excavaciones de su propiedad dado que, según explican, la respuesta que se les da en el Museo Provincial es que no pueden hacerse cargo de ellos. Es el caso del Concello de Lugo, que guarda cajas y cajas de material arqueológico en la vieja cárcel. "Una excavación grande puede dar como resultado unos 5.000 fragmentos de piezas —en la de Armañá fueron más de 10.000— y desde el año 1986 se han realizado muchas en suelo público", explica la jefa del servicio de Arqueología del Concello, Covadonga Carreño.

Otro ejemplo es el balneario de Lugo. A finales de los 90 se hallaron importantes restos romanos que todavía permanecen en el edificio a pesar de que la propiedad pidió en numerosas ocasiones que Patrimonio se hiciera cargo de ellos porque restaban espacio a las instalaciones termales. No obstante, optó por exponerlos.

La falta de espacio en el Museo Provincial, la institución que, según Patrimonio, debería custodiar los hallazgos de la provincia, no sólo provoca que el material arqueológico esté desperdigado en diferentes centros y que, por tanto, no se pueda restaurar y exponer. Las condiciones en las que permanecen las piezas que guarda el Museo tampoco son las idóneas, reconoce su directora, Aurora Balseiro, que señala que la carencia de espacio y personal hacen que el centro arrastre años de retraso en la catalogación y restauración de las piezas.

El Museo ya solicitó a la anterior Xunta, y ahora lo hizo a la actual, un proyecto para habilitar una nave destinada a almacenaje, catalogación y restauración. Para ponerla en marcha necesitaría colaboración económica de Cultura, una petición que la consellería estudia, según indicó.

En otoño, exposición de piezas inéditas
El Museo Provincial prepara en este momento para finales de año una exposición de material arqueológico que, en la mayoría de los casos, nunca se ha mostrado al público o sólo de forma esporádica. "El objetivo es promocionar, difundir y exponer una parte desconocida de nuestro patrimonio histórico", explicó la directora, Aurelia Balseiro.

Los almacenes del Museo albergan desde monedas y cerámica hasta grandes piezas. Gran parte de los restos son de origen castreño y romano, pero también hay material paleolítico, megalítico, medieval... Con todo, el centro exhibe importantes piezas arqueológicas, sobre todo romanas, como los mosaicos encontrados en Armañá.

 

MATERIAL QUE CUSTODIA EL AYUNTAMIENTO
     
La prueba del origen de Lugo
Fíbulas en el subsuelo del COAG
La vieja cárcel de Lugo guarda una ingente cantidad de material arqueológico, entre él, monedas caetra, acuñadas para pagar a los soldados romanos, lo que prueba que el origen de Lugo estuvo en un campamento. No obstante, también hay monedas de otras épocas.   El Concello custodia material de varias épocas, pero sobre todo romano y muy diverso. Sobre estas líneas, un conjunto de fíbulas y accesorios de la vestimenta hallados en el subsuelo de la sede lucense del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia.
     
     
La mina de Armañá
Ejemplos de distintas épocas
La excavación de la Praza de Armañá, en 1986, supuso una mina, ya que deparó más de 10.000 fragmentos. Los mosaicos fueron los elementos más llamativos, pero aparecieron muchos otros, como la pesa de la imagen, una pieza que se restauró.   El Ayuntamiento de Lugo custodia piezas de cerámicas de diferentes épocas. La vasija de la imagen fue hallada en el subsuelo de la Rúa Ánxel Fole a finales de los 90. A su lado, un mortero de cocina de origen romano. (Fotos: Pepe Álvez)

Más en Lugo Ciudad
Comentarios