Dos jóvenes sufren amputaciones en las manos al estallarles un artefacto

Praza de Comandante Manso, donde ocurrieron los hechos(Foto: Pepe Álvez)
photo_camera Praza de Comandante Manso, donde ocurrieron los hechos(Foto: Pepe Álvez)

Dos jóvenes lucenses de 21 y 22 años de edad sufrieron amputaciones en sus manos como consecuencia de las graves lesiones ocasionadas por la explosión de un artefacto. El estallido fue de tal magnitud que uno de los chicos perdió parte de un dedo de la mano derecha, mientras que a su compañero le tuvieron que cortar una falange de otro.

Los hechos acontecieron en la noche del pasado sábado al domingo -sobre las cinco y media de la madrugada-, cuando los dos jóvenes se encontraban en la Praza de Comandante Manso en compañía de un grupo de amigos. En ese momento, un petardo de gran potencia hizo explosión y provocó un fuerte estruendo, lo que sembró el pánico entre las personas que se encontraban allí presentes.

Tras el estallido, varias patrullas de la Policía Nacional acudieron al lugar de los hechos y se encontraron a los dos jóvenes aturdidos y con lesiones de consideración. Una de las víctimas estaba con el torso al descubierto y presentaba quemaduras en varias partes de su cuerpo, mientras que tanto él como su amigo se quejaban de las heridas que tenían en las manos. Los agentes observaron además que había gran cantidad de sangre por el suelo.

Ante la gravedad de las lesiones, los dos jóvenes fueron trasladados de inmediato al Hospital Universitario Lucus Augusti, donde fueron atendidos en el servicio de Urgencias. Finalmente, los facultativos tuvieron que cortarle a uno de los chicos la mitad del dedo índice de la mano derecha, mientras que su compañero sufrió la amputación de una falange de otro dedo, también de su mano derecha.

Causas

Las fuerzas de seguridad abrieron una investigación para determinar las causas del suceso, ya que las circunstancias en las que se produjo el estallido todavía no están claras.

Según revelaron algunas fuentes, las primeras versiones recogidas sobre el suceso apuntaban a que los afectados manipulaban el artefacto cuando se produjo la explosión.

Al parecer, alguno de los testigos declaró incluso que uno de los chicos se encontró el artefacto en la calle y lo encendió mientras bromeaba con sus amigos, pero no consiguió soltarlo a tiempo antes de que estallara.

Sin embargo, las víctimas declararon ante la Policía que un desconocido que pasaba por la zona les lanzó este petardo de gran potencia, sin que tuvieran tiempo para reaccionar, ya que el estallido se produjo de inmediato. La explosión fue tan fuerte que incluso saltaron algunas alarmas de seguridad de los establecimientos comerciales ubicados en la zona.

Consecuencias

Fuera cual fuera la causa del incidente, la explosión truncó los sueños de una de las víctimas, ya que, según apuntaron algunas fuentes, el joven había dejado su trabajo como repartidor en una empresa de la ciudad para entrar a formar parte del ejército profesional.

De hecho, el chico ya había superado el examen de ingreso y estaba a punto de comenzar una nueva trayectoria profesional, un proyecto de futuro que probablemente ya no podrá realizar.

Más en Lugo Ciudad
Comentarios