Diez arquitectos noveles diseñarán la restauración del ensanche lucense

Varios edificios del Ensanche de Ramella (Foto: Pepe Álvez)
photo_camera Varios edificios del Ensanche de Ramella (Foto: Pepe Álvez)

La restauración de los edificios racionalistas del conocido como Ensanche de Ramella, que integra las calles Montevideo, Bolaño Rivadeneyra y Quiroga Ballesteros, es el objetivo final de una novedosa iniciativa del Colegio de Arquitectos (Coag) y el Concello. Diez arquitectos noveles, tutelados por otros cuatros profesionales experimentados, diseñarán un estudio de color que, una vez finalizado, será trasladado a las comunidades de propietarios, las cuales podrán acceder a ayudas del plan Urban para rehabilitación.

El proyecto, que fue presentado ayer por el decano del Coag en Lugo, Raúl Veiga, y la concejala de economía, Sonia Méndez, forma parte del programa iCor, que se iniciará el 14 de octubre y que incluye una serie de conferencias en las que también intervendrán restauradores, historiadores o empresas de pinturas, así como un Worshop impartido por el Laboratorio de Color del Politécnico de Milán.

Raúl Veiga justificó esta iniciativa por la necesidad de explicar a los ciudadanos la implicación de los arquitectos en el diseño de las urbes. «Somos algo más que una especie de sicarios del sector inmobiliario; también hacemos ciudad», señaló, para añadir que otro de los objetivos es fomentar la participación para que los vecinos se corresponsabilicen en el diseño de los espacios urbanos.

Veiga explicó que la actuación en el ensanche interior del siglo XX pretende elaborar un análisis de los colores de los edificios del centro histórico, «tan importantes en la definición de la identidad», dijo. Los arquitectos encargados del estudio, que estarán becados durante dos meses, trabajarán para elaborar una propuesta que se pretende sea la base para la puesta en valor de la arquitectura de esta parte de la ciudad.

Por su parte, Sonia Méndez destacó que se eligió el Ensanche de Ramella para esta iniciativa porque «son edificios de gran valor arquitectónico prerracionalista y racionalista que merecen ser recuperados, ademais de que están nunha zona que conta con dous lugares que serán nos vindeiros anos polos de atracción turística como é o Museo da Romanización e a praza de abastos».

Según la edil, el trabajo pretende mejorar el aspecto exterior de estos edificios y devolverles su esplendor, trabajando en la definición de los colores adecuados para ese entorno y realizándose una propuesta de intervención para cada una de las fachadas, incluyendo un alzado del edificio con mediciones y presupuesto.

Sonia Méndez también adelantó que «cos propietarios dos edificios traballarase ao longo de 2012 para que accedan ás axudas existentes e poñan en valor as súas vivendas, conseguindo así que a zona mellore considerablemente», señaló.

En este sentido, la edil recordó que el plan Urban tiene actuaciones en el paseo interior de la muralla, la nueva plaza de San Marcos, la Rúa Nova, O Cantiño o la vieja cárcel, aunque «agora adentrarase nesa zona do recinto amurallado na que aínda non se intervira».

Méndez también destacó que la colaboración con el Coag tiene otro aspecto fundamental, la integración laboral de los arquitectos que precisan explorar nuevos campos de trabajo distintos a de la construcción de viviendas, como la restauración y la rehabilitación.

Matrícula

El seminario Cor e Cidade, que incluye siete conferencias y una mesa redonda, así como el Workshop, estará abierto a profesionales y público en general. El coste de la matrícula oscilará entre los 40 y los 350 euros, dependiendo de los módulos que se elijan. Las sesiones del seminario serán los viernes y sábados de octubre en la sede del Coag, mientras que el taller de color impartido por los especialistas italianos será en el CEI-Nodus.

Más en Lugo Ciudad
Comentarios